×
Olga Feliú

Llamemos a Elon

Tomás Sánchez Director ASECH Co fundador Alma Suite@TomsAwaki

Por: Olga Feliú | Publicado: Viernes 7 de abril de 2017 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-
Olga Feliú

Olga Feliú

La semana pasada Elon Musk anunció la creación de una nueva empresa con el propósito de fusionar la mente humana con un computador. Sin comentarios. No le bastó con fundar Pay Pal y poner en jaque a la industria bancaria; crear Tesla para hacer lo supuestamente imposible: que el auto más rápido del mundo fuera eléctrico; y estar en camino a colonizar Marte con SpaceX, mientras le presta servicios a la Estación Espacial Internacional. Mientras tanto en Chile, sólo un 0,8% de las grandes empresas se acoge al beneficio tributario de Investigación y Desarrollo; y apenas invertimos el 0,38% del PIB en I+D, mientras que el promedio de los países de la OCDE es el 2,38%.

¿Para qué? Picar piedras y comprar departamentos es más fácil. Si se acaban las piedras, sobran en el resto de Latinoamérica, entonces no hay de qué preocuparse. Pero la verdad es que resulta urgente innovar. Amazon ya anunció que viene a Chile y eso claramente golpeará la industria del retail. Mientras en todo el mundo están ocupados inventando una batería sin litio, nosotros aún seguimos sin procesarlo, ni hacerlo más productivo. La inteligencia artificial redefinirá la industria de servicios y el mercado laboral, tal como la biotecnología hará lo suyo con la agricultura y minería. Todas estas tendencias presentan oportunidades infinitas, que si no las aprovechamos para desarrollar nuestro país, las tomará alguien más y nosotros seremos simplemente un consumidor, en vez de un generador de valor.

Por eso, llamemos a Elon. Seamos el país prototipo y a la vanguardia de toda nueva tecnología e iniciativa. Hagamos una alianza con Silicon Valley y pongamos buenos incentivos de todo tipo para que toda empresa tecnológica quiera basarse en Chile. Tal como en la revolución industrial Inglaterra atinó con la industria textil, hoy podemos hacerlo nosotros con nuevas tecnologías. Cada vez más la productividad de los países estará basada en conocimiento y talento, no en comodities como el capital o financiamiento. Mientras otros aún no entienden las ventajas, tomémoslas nosotros. En vez de estar importando trenes con tecnología de los años 60, seamos pioneros con el Hyper Loop (aunque India ya llamó a Elon para esto).

En Chile existe un talento increíble, pero hay que apalancarlo en los recursos correctos. Si las grandes empresas y quienes tienen lo recursos en Chile no innovan, pongamos los incentivos para traer a quienes sí lo hacen y con la última tecnología. Ese camino es el que realmente nos permitirá desarrollar nuestra fuerza laboral, aumentar nuestra ventaja competitiva como país, levantar la productividad y crear el valor necesario para que la educación esté al alcance de todos, las pensiones no sean tema y acabemos con la desigualdad.

Lo más leído

DF Videos