×
Padre Hugo Tagle

¡Ánimo, ateos!

Padre Hugo Tagle En twitter: @hugotagle

Por: Padre Hugo Tagle | Publicado: Lunes 24 de diciembre de 2018 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-
Padre Hugo Tagle

Padre Hugo Tagle

La última encuesta del CEP revela que los católicos en Chile disminuyeron a un 55% de la población. Lo más significativo es que un 25% de los chilenos se declara agnóstico o ateo.

No han faltado los agoreros de desventuras que hacen una lectura catastrófica de la religiosidad chilena. Algunos incluso afirman que es propio de países desarrollados ir perdiendo creencias y costumbres religiosas. Nada más falso. Una rápida mirada al panorama social y descubrimos en los países más desarrollados un despertar religioso. El punto es que se termina creyendo en cualquier cosa. Surgen nuevas “religiones” como los nacionalismos o el racismo. Occidente, al perder la brújula cristiana, sin duda pierde el norte.

Los efectos están a la vista. Abundan todo tipo de “creencias”, las más bastante fanáticas y sectarias. El ser humano es esencialmente “religioso”, en el sentido etimológico: necesita “atarse”, “re-ligarse”, sentir que tiene un faro, piso y norte. El aumento de las sectas y creencias esotéricas da cuenta de ello.

Paradojalmente, el actual escenario es el mejor para los católicos. Hoy, más que nunca, los cristianos nos debemos decidir en forma libre por la fe. La libertad es esencial en la fe cristiana. No se puede ser católico si no se es libre ante Dios. Y hoy, esa libertad está a la vista.

Los católicos hemos sido probados a fuego y cargamos heridas de guerra tras años del terror con los escándalos de los abusos. Por lo mismo, la invitación es a decidirse en forma madura por la fe. Se acabó eso de “soy católico porque mi familia lo es”. Tras tantas decepciones, sin duda ese 55% es muy sólido, honesto, seguro. Ha sido probado en forma severa.

¿Qué decir de los decepcionados? Que revisen sus presupuestos vitales, lo que los mueve y mantiene en la vida; que, si quieren, ayuden a reparar los errores cometidos. Y que sepan que la Iglesia siempre tendrá las puertas abiertas para todos.

¿Y de los ateos? Sean también consecuentes con sus valores y ayuden a construir una sociedad más justa, fraterna, en paz. Sí debemos crecer todos en tolerancia y respeto. En esos valores nos encontramos todos. Es triste un “ateísmo” que sustenta sus ideas en atacar a los creyentes. Nos debe unir el ánimo de “vivir y deja vivir” en una sociedad pluralista y libre.

Los católicos y creyentes, cualquiera sea el credo, tenemos una especial responsabilidad de ser consecuentes con nuestros credos; vivirlos en la vida diaria, en nuestras comunidades, lugares de culto, trabajo y estudio. Así ayudamos a un Chile más justo, fraterno y feliz.

¡Feliz Navidad!

Lo más leído

DF Videos