×
Padre Hugo Tagle

Cambio de clave

Padre Hugo Tagle En twitter: @hugotagle

Por: Padre Hugo Tagle | Publicado: Lunes 30 de julio de 2018 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-
Padre Hugo Tagle

Padre Hugo Tagle

El ataque informático a la banca chilena hace unos días coloca nuevamente en el banquillo un aspecto central del sistema financiero: la seguridad. Se me dirá que por cada ataque exitoso, hay decenas fallidos. Pero, así y todo, la banca mostró un talón de Aquiles en lo que debería ser justo su gran fortaleza. Un sistema que debería brindar seguridad, su producto más relevante, por el que los clientes pagan, la quintaesencia de lo que es un banco, hizo agua.

Antes de decir algo sobre ello, un par de reflexiones anexas. Primero, recordemos ser responsables con nuestras cuentas, claves, ahorros y gastos. Los chilenos deben en promedio tres veces su sueldo. Entiendo que no es tanto en comparación con otros países similares.

En fin, como sea, con recursos escasos, como los de la gran mayoría de los chilenos, la disciplina es esencial para no caer en intranquilidad, desasosiego y tensiones. Consulte con alguien de confianza cada gasto. Piense antes de gastar. No sea impulsivo. Ojo con gastar a destajo, sobre todo en familias de entradas reducidas. La magia engañadora de las tarjetas, que nos permiten satisfacer deseos al instante, puede dejar un reguero de amargura a final de mes.

Invito a revisar bien gastos personales y familiares; a ser medidos y austeros. Se puede ser feliz con gastos sencillos. Educar a los hijos para ahorrar es la mejor escuela. Son muchas las familias en que el aspecto financiero se transforma en fuente de discusiones; en que hay gastos que nadie recuerda, con ningún respaldo, producto de un antojo o descuido. Se cae en una bicicleta de la que es difícil bajarse.

Como me dijo alguien: “Los millones se cuidan solos. El problema es el chaucheo”. En efecto, son los gastos de la “caja chica” los que muchas veces desordenan el naipe familiar. Y se despiertan los demonios del recelo, rabias y desconfianzas. En la economía doméstica se debe ser muy cuidadoso. Es signo de amor, respeto y consideración por el otro.

Y un aviso a la banca en general. A un gremio que debería ser puntal de desarrollo y progreso, apoyo a la industria chilena y a las personas, no siempre se lo siente así. Basta leer las encuestas con una mirada crítica al sector financiero. Se debe leer más el interés de los clientes y mejorar constantemente. Un país como Chile, de economía abierta al mundo, debería contar con un sistema bancario diversificado, seguro, y no parece que así sea.

En fin, ponerse manos a la obra y que este numerito de la seguridad informática no pase de una mala anécdota. Y a revisar nuestra economía doméstica. Allí también es bueno, cada cierto tiempo, cambiar las claves.

Lo más leído

DF Videos