Padre Hugo Tagle

¡Feliz día, papás!

Padre Hugo Tagle @HugoTagle

Por: Padre Hugo Tagle | Publicado: Lunes 14 de junio de 2021 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Padre Hugo Tagle

Padre Hugo Tagle

Sí, celebremos. Vivimos tiempos duros, por lo que las celebraciones hacen bien al alma y cuerpo. Un papá me dijo: “Viven criticándonos. Escriba algo positivo sobre nosotros”. Y lo haré, no tanto porque me lo adviertan, sino porque creo que abundan los buenos modelos paternos. Habrá que visibilizarlos más.

La verdad, escribir en Chile sobre el padre es tarea compleja. Tenemos uno de los porcentajes de familias disfuncionales más altos de la OCDE, con sólo jefas de hogar mujeres, o con los niños a cargo de abuelas o tías. Abundan las quejas de que ellos brillan por su ausencia. La pandemia no ayudó mucho. Cuando pensábamos que la presencia paterna se haría más visible en “las cosas del hogar”, los números no acompañan.

Imagen foto_00000002

Buena parte del trabajo doméstico, cuidado de los hijos, se le sigue cargando a la madre. Y eso que muchos papás han trabajado desde la casa, como lo han hecho también las mismas mujeres, muchas de las cuales han debido renunciar a sus empleos para ahora asumir el rol de profesora en el nuevo formato escolar virtual. En fin, esto de reordenar los roles en una sociedad que aspira a igualdad de oportunidades y justa distribución de tareas familiares sigue siendo tarea pendiente.

De un tiempo a esta parte se ha reperfilado el rol paterno. Dejó de ser el proveedor, ya que hoy por hoy eso es tarea compartida con las mujeres. Pero se le exige mayor participación, involucrarse más en tareas cotidianas. “La nana” o personal doméstico, como lo conocía la élite hasta hace unos años, ya no existe más. En buena hora. Ver a un padre secando platos, barriendo, jardineando -en fin, “maestreando”-, es un buen ejemplo para sus hijos y una forma real de “hacer hogar”. Al interior de una casa son pocas o ninguna las tareas que no puedan realizar los hombres.

El Papa Francisco ha subrayado la necesidad de que los padres “pierdan el tiempo” jugando con sus hijos. Estar con los hijos nunca es ni será una pérdida de tiempo. Dice Francisco: “No sigamos con anemia de escucha”. Más que dar lecciones, se trata de escuchar. San José habló poco. La verdad, nada. El padre sabe dar un paso atrás, dejar que los hijos desarrollen sus talentos y habilidades. “Los padres son custodios de la vida de los hijos, pero no propietarios y deben ayudarlos a crecer, a madurar”, dice Francisco.

Gracias especiales a los padres con hijos con dolencias graves, postrados o necesitados de ayuda permanente. Su ejemplo ilumina y alienta. Que San José ilumine a los padres en su tarea para que sean ejemplo de vida, fortaleza, entrega y alegría. ¡Feliz Día!

Lo más leído

DF Multimedia