×
Columnistas

Partir de cero

Débora Calderón Kohon

Por: Débora Calderón Kohon | Publicado: Jueves 3 de mayo de 2018 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Débora Calderón Kohon

Si hay alguien que ha debido repensar su modelo de negocios y plantearse una estrategia para recuperar la confianza perdida entre sus usuarios, ese ha sido sin duda Mark Zuckerberg, el emperador de Facebook y una de las mayores fortunas del mundo. El visionario que llevó la conectividad más allá de lo pensado, ha vivido su tropiezo más estrepitoso en los últimos cuatro meses por la filtración de información personal de las cuentas de 87 millones de personas en todo el mundo con el fin de generar ganancias (en negocios y también en afiliaciones políticas) para terceros.

Imagen foto_00000005

Volver a “hacer el bien” es la idea que cruza la mente de Zuckerberg por estos días, y para lograrlo, como no, saldrá con toda una artillería capaz de demostrar que esos días de interrogatorios en la Corte Suprema y aquellas disculpas públicas que dio a sus seguidores, no fueron simples actos de presencia.

Primero están los jóvenes. Quizás el grupo más escéptico y decepcionado con todo lo que ha ocurrido en torno a la red social. Muchos de ellos han emigrado a otras plataformas y han entendido que en esta era de la transparencia, todo aquello que está contenido en las plataformas digitales, corre peligro de ser rápidamente expuesto. La sensación de privacidad que existió en algún momento (“mi cuenta, mi perfil”), quedó en eso, solo una sensación que en realidad es tan virtual como el origen de las redes sociales.

Todo lo anterior ha hecho que la conferencia F8 este año haya captado un interés mucho mayor. El mismísimo Mark Zuckerberg subió a la tarima diciendo que está “optimista con respecto al futuro”. Aceptó nuevamente que la empresa no respondió a tiempo ante los asuntos que los han metido en problemas durante el último año. Nombró entre éstos a las noticias falsas, el hack ruso a las elecciones presidenciales.

Golpes bajos que, junto a lo de Cambridge Analytics, lo han hecho trabajar en una estrategia dirigida a desarrolladores jóvenes y por cierto, a sus usuarios de siempre. Para ellos, se está construyendo un nuevo control de privacidad llamado Clear history (“limpiar historial”) para permitir a los usuarios eliminar la posibilidad de que webs y aplicaciones les envíen información a raíz de sus datos.

Para los más jóvenes también habrá novedades. Una de ellas es Watch Party, para ver videos con amigos, y la otra es el nuevo espacio para las citas. Facebook Dating quiere competir con Tinder de una manera más suave y con el toque naif de los iconos. Dentro de la aplicación de citas propondrán eventos, grupos y temas para empezar la conversación de manera suave. La mensajería privada estará separada del resto de conversaciones con amigos de cada perfil.

Zuckerberg va por todo. Algunos cambios estéticos para Instagram y la posibilidad de hacer llamadas grupales en WhatsApp. Integración con servicios de noticias como Reuters, Bloomberg o Business Insider para compartir información de interés para los profesionales dentro de sus grupos, también es parte de la estrategia. Todo para reencantar a un público cada vez más crítico y volátil y que necesita nuevos elementos para mantenerse fiel a una plataforma o medio digital. Ya veremos como le va en esta vuelta.

Lo más leído

DF Videos