Suscríbete


Suscríbete

50%dcto

Columnistas

Pedir tiempo libre para cuidar mascotas es ir demasiado lejos

Pilita Clark

Por: Pilita Clark | Publicado: Lunes 29 de noviembre de 2021 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Pilita Clark

Un tercio de los trabajadores del Reino Unido consideraría cambiar de empleo en lugar de trabajar con un colega no vacunado, afirmó una encuesta recientemente. Pero, ¿y si ese colega también tuviera garras? ¿Y una tendencia a babear, pellizcar y robarse tu almuerzo?

Si pensabas que el impulso para llevar perros al trabajo era molesto antes del Covid-19, prepárate. La explosión de mascotas por la pandemia está destinada a afectar el lugar de trabajo de formas que antes hubieran parecido inimaginables.

Imagen foto_00000002

La verdad es que aunque no tengo mascotas, estoy profundamente a favor de ellas. Si viviera en una casa más grande en Londres, seguramente me hubiera unido a los 3,2 millones de británicos que han adquirido una mascota desde el confinamiento, preferiblemente un perro o un gato, e idealmente uno de cada uno.

Antes de la pandemia, estaba completamente de acuerdo con las políticas que admitían mascotas en lugares como Ben & Jerry's y Amazon, cuyo personal de la sede de Seattle trabajó con hasta 7 mil perros.

Durante los últimos 18 meses, he visto con envidia a los colegas confinados en casa que apartaban a los gatos de los teclados en las llamadas de Zoom. Ahora, cuando las oficinas están comenzando a reabrirse, es perfectamente comprensible que hordas de nuevos dueños de mascotas estén sufriendo una oleada de ansiedad de separación al pensar en abandonar a sus compañeros peludos.

Debido al ajustado mercado laboral en muchos lugares, es igualmente comprensible que una gran cantidad de empleadores estén planeando la reapertura de oficinas que apoyan a los dueños de mascotas.

Al menos 50% de 500 gerentes de nivel ejecutivo en Estados Unidos planean comenzar a permitir mascotas en el lugar de trabajo una vez que las oficinas vuelvan a abrir, según una encuesta grupal de un hospital veterinario este año. La mayoría dijo que estaban haciendo esto para satisfacer las solicitudes de los empleados y muchos tenían como objetivo atraer al personal de regreso a la oficina.

Para personas como yo, esta es una excelente noticia. Pero, ¿qué pasa si eres alérgico o no te gusta el concepto general de compartir una oficina con seres de conversación limitada, mal aliento y control intestinal incierto?

No es de extrañar que una empresa británica de cuidado de mascotas acabe de lanzar "Petiquette", un servicio diseñado para ayudar a los empleadores a aceptar a perros en la oficina sin molestar a los que no tienen perros.

Francamente, no estoy segura de que una empresa necesite su consejo sobre "establecer un horario para la cena y un tiempo de juego que no interrumpan a los demás". Pero la idea general es sensata.

Sin embargo, mientras leía las tonterías escritas por el departamento de relaciones públicas de Petiquette, me di cuenta de esto: el negocio de cuidado de mascotas Pets at Home que lo desarrolló también les ofrece a sus propios empleados "licencia para cuidar a su nueva mascota". El personal tiene un día libre cuando obtiene un nuevo animal doméstico para ayudar a la criatura a instalarse.

Estos beneficios laborales no son nuevos. BrewDog, el grupo de cerveza artesanal con sede en Escocia, ha permitido que su personal se tome una semana de licencia totalmente pagada al adoptar un nuevo cachorro o perro de rescate desde principios de 2017. Esto no impidió que docenas de ex empleados de BrewDog escribieran una carta abierta este año alegando que la empresa tenía una "cultura podrida" y "actitudes tóxicas".

Pero la idea de la "licencia por mascota" ha despegado durante la pandemia a medida que la tenencia de mascotas se ha disparado.

Roger Wade, director ejecutivo de Boxpark, el negocio minorista y de alimentos "pop-up" británico, publicó una encuesta en las redes sociales preguntándoles a las personas su opinión acerca de un empleado que le había pedido licencia por paternidad para cuidar de un nuevo cachorro.

Mi dedo se movió inseguro sobre el teclado cuando fui a votar. Entre más hombres reciban licencia por paternidad, mejor va a ser para todos. Los titulares de este mes en EEUU criticando al secretario de Transporte, Pete Buttigieg, por la licencia que tomó para cuidar a sus gemelos recién llegados fueron tan desagradables como predecibles.

También entiendo por qué cualquier persona con un perro nuevo quiere tiempo libre y por qué puede tener sentido en una empresa que ofrece muchos beneficios y, lo que es más importante, una generosa licencia parental remunerada para los seres humanos.

Pero demasiadas empresas no lo hacen, especialmente en EEUU que es la única nación rica que no garantiza la licencia pagada para los nuevos padres. Hasta el año pasado, solo el 21% de los trabajadores estadounidenses tenía acceso a una licencia familiar remunerada de los empleadores.

Pensando en estadísticas como ésa, voté con el 61% que estaba en contra de que Wade le diera licencia a su empleado para cuidar a su nuevo cachorro. En un mundo más justo, podría ser razonable, pero por ahora, es ir demasiado lejos.

Lo más leído