Columnistas

Pensiones: echarle la culpa al empedrado

Por: Alberto Labbé, socio fundador de Labbé Abogados, experto en derecho del seguro. | Publicado: Martes 29 de junio de 2021 a las 15:02 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Alberto Labbé, socio fundador de Labbé Abogados, experto en derecho del seguro.

En materia de pensiones no hagamos lo mismo que hacemos ante tanto tipo de cosas, echarle la culpa al empedrado.

Tengámoslo claro, el nivel de las pensiones necesariamente estará ligado al tiempo y a la calidad del trabajo de las personas, y no a un acto de voluntad meramente política, o a una decisión de la autoridad de turno.

Por lo tanto, independiente del modelo que se decida seguir -libre o impuesto por la autoridad-, si nuestro mercado laboral tiene empleos mal remunerados, y además, en casos no se cumple la obligación legal de pagar mensualmente las imposiciones de los trabajadores, no se logrará de tal forma para muchos tener pensiones dignas jamás.

En otras palabras, si no trabajamos o si imponemos poco, las pensiones van a ser siempre bajas. Pero ello no es culpa del sistema, sino de su forma de uso por los usuarios.

Poner fin a una vida laboral, pensionándose -ya sea en un sistema en que se aporte a un fondo solidario o que se aporte una cuenta individual-, el buen o mal resultado de se derecho estará siempre necesariamente ligado al desarrollo laboral de las personas.

Tanto un sistema de reparto, un sistema mixto o un sistema de capitalización individual requerirán siempre de un mercado laboral dinámico, con buenos y más empleos, con mejores remuneraciones, en el que por los trabajadores se aporte al sistema en forma periódica.

Información de la Superintendencia de Pensiones revela que al menos un 40% de los actuales jubilados en el sistema de pensiones cotizó por menos de quince años. Las razones de ello pueden ser variadas, pero claramente no puede esperarse que en esas condiciones el sistema, para dichas personas, cualquiera sea, sin tener un financiamiento que provenga de otras vías.

No resulta creíble que este problema estructural lo pueda solucionar un modelo de pensiones u otro, y las cifras demuestran que en Chile en general se impone poco y mal por y para los trabajadores.

Lo peor de todo está en que mientras sigamos echándole la culpa al empedrado, esto es, manteniendo la discusión y culpando al actual sistema de pensiones y alabando otro, y no nos ocupemos de corregir realmente los problemas del mercado laboral en favor de los trabajadores, cualquiera sea el sistema que se adopte, las pensiones de muchos seguirán siendo miserables, y pero áun, seguiremos buscando por años como culpar al nuevo empedrado.

Lo más leído

DF Multimedia