Pilita Clark

El apretón de manos está de vuelta y está causando un caos en la etiqueta del saludo

Pilita Clark

Por: Pilita Clark | Publicado: Lunes 19 de julio de 2021 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Pilita Clark

Pilita Clark

Mark Read es el director ejecutivo de WPP, la potencia publicitaria global, y ahora que está viendo a clientes de nuevo en un mundo empresarial cada vez más vacunado, les da la mano con alegría. “Con gente que no conozco, es un rompehielos”, me dijo. “La cosa del codo se ha ido, ciertamente para mí”.

Imagen foto_00000001

Sir Douglas Flint, presidente del nuevo administrador de activos Abrdn, tiene un plan de ataque más cauteloso para la conducta en esta nueva fase fluctuante de Covid. “Ciertamente no voy a entrar en una habitación y ofrecer la mano”, dice. En cambio, él espera a ver qué prefieren los clientes. “De alguna manera dejas que ellos den el primer paso y los sigues en un nanosegundo”.

Después de varios días de encuestas poco científicas, no tengo idea de cuál de estas dos estrategias de saludo es más frecuente. Pero puedo informarles que, sin lugar a dudas, es un caos ahí fuera.

El estado desigual de las vacunas -además de las opiniones tremendamente divergentes sobre qué constituye un comportamiento seguro- nos ha dividido en una mezcla incómoda de los que prefieren saludar con un apretón de manos o con un choque de codos o puños. Los resultados, lamentablemente, pueden ser nefastos. Un hombre residente en Alemania que trabaja con un amigo mío en Londres tuvo un encuentro especialmente difícil durante el partido Inglaterra contra Escocia del mes pasado en el torneo de fútbol Eurocopa 2020.

Como le escribió a mi amigo: “Conocí a algunos nuevos amigos en un bar. Todos estaban chocando los puños, así que hice lo mismo. Luego entró otro tipo. Extendí mi puño y él extendió su mano para darme un apretón de manos”.

Ninguno reaccionó lo suficientemente rápido y resultó que al otro le gustaban los apretones de manos de larga duración. “Así que nos quedamos allí durante un tiempo insoportablemente largo, en el que él simplemente sostuvo y agitó mi puño como una articulación de rótula”.

Las colisiones insensatas entre los que prefieren los choques de puños y los que buscan darte la mano no se limitan a Alemania. Los saludos se están convirtiendo en un doloroso juego de piedra, papel o tijera en todo el mundo, desde Siney hasta San Diego.

Las cosas son especialmente tensas en Estados Unidos, donde casi el 70% de los adultos han recibido al menos una vacuna de Covid, pero el 57% de los republicanos creen que la pandemia ha terminado, en comparación con solo el 4% de los demócratas.

Un amigo estadounidense que vive en Londres y que acaba de regresar de un viaje a ambas costas de EEUU se sorprendió al encontrar apretones de manos e incluso abrazos entre muchas personas.

“Había una especie de deseo reprimido de llevar las cosas a donde estaban antes”, dijo. Eso está bien si eres uno de los que están completamente vacunados, pero no si te encuentras entre los muchos menores de 40 años -en el Reino Unido, por ejemplo- que no lo están.

Mi amigo dijo que también era evidente que los jefes de sexo masculino mayores estaban “muy en modo de apretón de manos”, en especial en sectores como el de la energía. Todavía no estoy segura de qué papel desempeña el género en esta situación.

Por cada compañera de trabajo que dice que estaría encantada de intercambiar apretones de manos y abrazos, sin mencionar besos, en lugar de reverencias, un namaste o nada en absoluto, conozco al menos a un hombre que está de acuerdo. Eso incluye a un colega que se encontró en una reunión de negocios recientemente en la que un ejecutivo muy conocido inició la reunión agitando las manos de todos los presentes. Mi colega estaba tan consternado que apenas pudo evitar salir corriendo al baño para lavarse las manos.

Simpatizo con él. Sin embargo, también he descubierto últimamente que, en las raras ocasiones en que he conocido a alguien nuevo, algún tipo de memoria muscular me ha hecho extender la mano, después de lo cual me disculpo nerviosamente y provoco una vergüenza generalizada para todos.

Desafortunadamente, la historia sugiere que la pandemia no acabará con el apretón de manos ni con ningún otro saludo táctil. Como escribe la bióloga evolutiva Ella Al-Shamahi en su libro reciente, “El apretón de manos: una historia”, el saludo ha sobrevivido a los repetidos esfuerzos para prohibirlo durante brotes pasados de cólera, gripe y similares.

Dado que los chimpancés y las tribus de humanos desconectados del mundo tienen gestos similares, ella piensa que podemos estar genéticamente programados para dar apretones de manos, tal vez para compartir cosas como señales químicas relacionadas con el olor entre nosotros. Los investigadores han descubierto que es más probable que las personas se huelan las manos después de un apretón de manos que si se saludan sin tocarse las manos. “Los primates anhelamos que nos toquen”, dice. “Y el choque de codos es realmente un pobre sustituto para el apretón de manos”.

Lo más leído

DF Multimedia