×
Pilita Clark

El sueño de una semana laboral de cuatro días aún requiere trabajo para concretarse

Pilita Clark

Por: Pilita Clark | Publicado: Lunes 13 de mayo de 2019 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-
Pilita Clark

Pilita Clark

Por lo general, una visita a LinkedIn es una experiencia agotadora. Atrae a un número excesivo de personas entusiasmadas, emocionadas, animadas y apasionadas, generalmente debido a que acaban de cambiarse de trabajo, pero a veces solamente porque llegaron a trabajar esa mañana. Así que fue alarmante ver una noticia negativa en el sitio el otro día.

Se trataba de un mensaje de Ed Whiting, el director de estrategia de Wellcome Trust, una gran fundación de investigación biomédica en Londres que sacudió el mundo laboral hace cuatro meses cuando anunció que estaba pensando probar una semana laboral de cuatro días.

Imagen foto_00000001

El concepto de una semana de cuatro días ha estado avanzando en el Reino Unido. Los jefes sindicales lo han estado pidiendo. El Partido Laborista le ha pedido al historiador Robert Skidelsky que lo investigue. Algunos empleadores lo han intentado, impulsados por investigaciones que sugieren que las semanas más cortas pueden resultar en que las personas se enfermen menos y en que sean más productivas y menos propensas a cometer errores.

El empleador más grande que lo estaba considerando era Wellcome Trust, que tiene cerca de 800 empleados. Pero Whiting, un exasesor del exprimer ministro David Cameron, compartió la mala noticia en LinkedIn. Después de mucha consulta y debate, Wellcome había decidido que ni siquiera podía hacer una prueba de la semana de cuatro días sin "una interrupción inaceptable" en su negocio, dijo. Fue un revés impactante. Pero también ofrece algunas lecciones importantes. Algunas de las razones de Wellcome tienen sentido. Otros no tanto. En general, muestra que las personas como yo que somos partidarias de la idea de una semana laboral de cuatro días necesitamos trabajar mucho más en ello.

Entonces, ¿por qué cambió de idea Wellcome? Primero, era una cuestión de equidad. Whiting dijo que el personal de Wellcome Trust realizaba una gran variedad de trabajos. Algunos estaban a cargo de las becas de investigación; otros dirigían un fondo de dotación; algunos mantenían un museo abierto al público los siete días de la semana. No iba a ser justo permitir que algunas personas trabajaran durante cuatro días si otras tenían trabajos que no lo permitían. Además, como descubrí después de hablar con la oficina de prensa de Wellcome, algunos empleados ya trabajaban a tiempo parcial para poder cuidar a sus familiares. ¿Qué pasaría si Wellcome decidiera cerrar en uno de los días hábiles elegidos? Otros no querían tomarse ningún día libre. O bien preferían el trabajo a las alternativas o pensaban que era mejor "para su salud mental" distribuir su trabajo a través de cinco días en vez de cuatro.

Entiendo estas preocupaciones, pero no estoy convencida de que sean cuestiones clave. Si las personas necesitan tomar diferentes días de descanso, ¿por qué insistir en que todos deben estar ausentes el mismo día? Si están desesperados por trabajar toda la semana, ¿por qué detenerlas?

Sin embargo, hay otra razón por la decisión de Wellcome que sí puedo aceptar: la implementación de una semana laboral de cuatro días es una distracción, tanto para los administradores como para los administrados. Esto no se puede ignorar en ninguna organización, y ni hablar cuando se trata de una organización que proporciona fondos de investigación para ayudar a salvar vidas en todo el mundo.

También está la cuestión del dinero. Whiting dice que el costo no era un problema en Wellcome. Pero lo ha sido en otras pruebas de semanas laborales más cortas, como en Suecia, donde se redujeron las horas de trabajo de las enfermeras a domicilio de ocho horas a seis. Las enfermeras estaban más contentas, pero la atención médica en el hogar, a diferencia de una oficina, requería trabajadores las 24 horas del día, por lo que tuvieron que contratar a más personas y los costos aumentaron. Aún así, la semana de cuatro días parece ofrecer beneficios que pueden compensar o incluso superar esos costos en algunos casos.

En Glasgow, una compañía de marketing digital y telefónica llamada Pursuit Marketing dice que ha ahorrado cientos de miles de libras en costos de reclutamiento desde que se corrió la voz de que los viernes eran voluntarios en 2016. La productividad aumentó 30% y los días de enfermedad de los 160 empleados se ha reducido a cerca de cero.

Otras empresas han visto mejoras similares. Incluso hay evidencia de que las semanas laborales más cortas reducen las emisiones de carbono, según los investigadores de Autonomy, un grupo de expertos y consultoría que ayuda a las empresas en la implementación de una semana laboral más corta. Nada de esto debe ser descartado. La semana de cuatro días tiene mucho a su favor. Pero su complejidad no se puede ignorar ni se puede reservar para los trabajadores de cuello blanco que pueden hacerlo más fácilmente. En otras palabras, reducir la semana laboral requerirá mucho más trabajo de lo que se pensaba.

Lo más leído