Pilita Clark

Guía de modales en la era de Zoom

Pilita Clark

Por: Pilita Clark | Publicado: Lunes 4 de mayo de 2020 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Pilita Clark

Pilita Clark

El otro día, un amigo estaba trabajando desde su casa cuando una falla en Internet lo obligó a abandonar una videollamada justo cuando uno de sus colegas había comenzado a hablar. Después, me envió un mensaje totalmente asombrado: “Mi colega estaba hablando cuando me desconecté y todavía estaba hablando cuando finalmente pude volver”. Le dije que no estaba solo. Yo ya me había topado con esa nueva especie que ha surgido en la era del confinamiento: el aburrido de Zoom.

Imagen foto_00000002

Las herramientas de videoconferencia han surgido explosivamente en nuestras vidas este año, pero ninguna de ellas es como Zoom. Como Mary Meeker, la reconocida capitalista de riesgo de Silicon Valley, escribió en un informe, Instagram tardó cerca de dos años en obtener 100 millones de usuarios activos mensuales y el videojuego Fortnite tardó casi 18 meses. Zoom ha pasado de 10 millones a 200 millones de usuarios diarios en sólo tres meses.

Por desgracia, no vino con un manual de instrucciones. Los que una vez vivimos felices sin Zoom o sus rivales, hemos sido lanzados a un “salvaje oeste” virtual que necesita urgentemente algunas reglas. Después de consultar con una gran cantidad de experimentados usuarios, les puedo ofrecer los siguientes pensamientos a los millones que, como yo, acaban de enterarse sobre la existencia de la “vista de galería” y por qué es importante.

- No seas un aburrido de Zoom. Este tipo de participante viene en varias variedades, comenzando con el individuo que era un implacable parlanchín antes del Covid-19 y que ahora se deleita en la oportunidad de dominar las reuniones de video mal administradas. Un subconjunto del género es el aburrido que acaba de aprender a chatear por video y ofrece consejos incesantes para probarlo. Evita ser cualquiera de ellos.

- Aprende a usar el botón de silencio. Muchos de nosotros estamos ahora en nuestra sexta semana de confinamiento, sin embargo, muchos de nosotros todavía no sabemos lo irritante que es estar en una videollamada destrozada por los gorjeos y silbidos de un micrófono sin silenciar. Asegura que tu micrófono esté apagado a menos que te indiquen lo contrario.

- No interrumpas constantemente. Las videollamadas son una tarea difícil de presidir. Preparar agendas que consumen mucho tiempo es más vital que nunca. Los problemas técnicos son inevitables. Hacer un seguimiento de quién está en línea y quién ha hablado es más difícil. Alguien siempre olvidará cómo usar su micrófono correctamente. Facilita la reunión y espera tu turno para hablar.

- No seas un snob de banda ancha. Si tienes una conexión de Internet ultrarrápida y de primera categoría, felicidades. Ten en cuenta que no todos tienen esa ventaja, así que no te burles de las personas con una imagen borrosa o congelada. Sé paciente y cortésmente sugiere que apaguen su cámara para ahorrar ancho de banda.

- No presumas de tu fondo. Del mismo modo, si tienes una hermosa casa con una vista sobre un lago, bien hecho. Si trabajas con personas que no tienen ese tipo de vivienda, ajusta tu fondo para que sea neutral.

- Vístete apropiadamente. Una de las alegrías de Zoom es la libertad de vestir lo que quieras debajo de la cintura. Si puedes salirte con la tuya también por encima de la cintura, está bien. Pero las autoridades parlamentarias del Reino Unido tuvieron razón al aplicar códigos de vestimenta normales a la histórica sesión virtual de hace unos días. Es cortés asegurar que algunos estándares se mantengan.

- Mantén la cámara encendida. Ser capaz de ver quién está tratando de hablar mejora casi todas las reuniones. A menos que tengas problemas de ancho de banda, no te ocultes. Mejor aún, aprende a usar la vista de galería, para que puedas ver a todos a la vez.

- Ignora a los niños o gatos ocasionales. Esto debería ser obvio. Igualmente, debemos recordar los beneficios de asegurar que las reuniones de trabajo sean cortas y precisas.

- Invita a los participantes con cuidado. El participante sin sentido es un flagelo de cualquier reunión, pero en las videollamadas es peor. No aumentes el estrés de la mala tecnología y de que hay personas remotas en diferentes zonas horarias al permitir que las llamadas sean secuestradas por personas cuya presencia limita la discusión útil. A veces es mejor ser despiadado. Especialmente en estos momentos.

- Ignora la herramienta de iluminación embellecedora conocida como ring light. Finalmente, si de repente alguien aparece en línea luciendo mucho más joven que el día anterior, probablemente ha descubierto el secreto de este filtro de belleza que elimina las arrugas de la cara, y que tengo la intención de probar en breve. Aborda esto de la misma forma en que reaccionarías si un colega llegara luciendo más flaco a la oficina. Ignóralo por completo, excepto para decir: “Qué bien te ves”.

Lo más leído

DF Multimedia