×
Pilita Clark

Hemos perdido la guerra en contra de la jerga empresarial

Por: Pilita Clark | Publicado: Lunes 30 de septiembre de 2019 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-
Pilita Clark

Pilita Clark

Han pasado más de cuatro meses desde que el FT trasladó sus oficinas del otro lado del Támesis a un elegante edificio cerca de la Catedral de Saint Paul. Sin embargo, cada semana, un colega todavía me hace una pregunta que ya no debería ser necesaria: ¿dónde te sientas? Es cierto que mi escritorio no está en lo que un agente inmobiliario llamaría una posición conveniente al alcance fácil de las comodidades locales. Pero tampoco está tan lejos de todo y, como le dije a un ejecutivo empresarial que nos estaba visitando el otro día, todavía me pierdo en el edificio cuando trato de encontrar a otros colegas. “Ah” dijo, “probablemente es un error del sistema wayfinding” (encontrar el camino).

Es la primera vez que he escuchado este término pronunciado por un humano. Hasta ese momento pensé que wayfinding se limitaba a los sitios web de los arquitectos o a los comunicados de prensa del departamento de transporte, donde a menudo se usa en lugar de la palabra perfectamente adecuada “señales”. O la igualmente comprensible “navegación” o “señalización”. Una firma de diseño londinense llamada Endpoint se jacta en su sitio web de haber impulsado el movimiento para agregar el término al Oxford English Dictionary en 2015, “después de pasar demasiado tiempo viéndolo trágicamente mal deletreado”.

A mí me parece más trágico que haya logrado su inclusión en el diccionario. Al escuchar el término pronunciado en voz alta me di cuenta, a mi sorpresa, que se había colado en las palabras de uso común. ¿Importa? No soy una aburrida centrista en las guerras lingüísticas. Los errores de concordancia con comunes. Terminar una oración con una preposición es algo con lo que puedo vivir. Entiendo que los idiomas evolucionan para incluir palabras que inicialmente suenan extrañas, pero que eventualmente pasan a ser normales.

Sin embargo, el lenguaje de los negocios parece estar cada vez más lleno de términos redundantes o confusos de los que podría prescindir. Hace poco, un timón era algo que se usaba para dirigir un bote o buque. El verbo “timonear” existía, pero cualquiera que lo hiciera todavía tendía a estar en el agua. Hoy, las personas que “timonean” están por todos lados. Un restaurante de Londres acaba de anunciar que está timoneado por un chef llamado Adam Rawson. Un boletín de negocios informó que el cofundador de Twitter, Jack Dorsey, timonea una compañía de tecnología llamada Square. Otro dice que Gran Bretaña está timoneado por el primer ministro Boris Johnson.

¿Qué tiene de malo la simple palabra “dirigir”? Esto seguramente te haría pensar que el uso de la palabra timonear ha crecido exponencialmente, ya que “exponencial” es otra palabra que ha despegado. “Estamos viviendo en tiempos exponenciales”, me informó recientemente el Consejo Británico de Oficinas. Un grupo verde dijo el otro día que había ideado una estrategia “que aprovecha el poder exponencial de los medios modernos”.

Los organizadores de una conferencia de tecnología dijeron que estaban impulsando la “innovación exponencial”. Las últimas dos oraciones habrían sido más precisas sin la palabra exponencial. Lo mismo ocurre con otra palabra que es de uso común sin ninguna razón: “área”. Antes las personas te decían que trabajaban en publicidad, o en finanzas. No hay necesidad de decir que trabajas en el área de publicidad o el área de finanzas.

Tampoco hay una excusa para decir “aprendizajes clave” en lugar de “lecciones”. Esta frase ha sido ridiculizada durante años. Sin embargo, persiste con la tenacidad de una mala hierba que resiste todos los intentos de erradicación. Hace dos meses, el presidente del Grupo Macquarie de Australia, Peter Warne, casi dijo que el banco de inversión estaba revisando las lecciones que surgieron de una comisión real que había destacado una serie de prácticas atroces en el sector financiero.

Lo que realmente dijo fue esto: “Continuamos revisando y monitoreando los resultados e iniciativas que emanan de la comisión, así como los aprendizajes clave”. ¿Qué versión te suena mejor? Dudo que haya mucha esperanza de salvación. Ya perdimos la batalla en contra de “viaje personal”, “capital intelectual” y muchos términos más. Quizás sea mejor aceptar la derrota. Hace algunos meses, un lector me instó a escribir sobre el mal uso de la palabra “pivote” en lugar de reversión o retroceso. Prometí que lo haría. Luego descubrí que acababa de escribir un artículo sobre la decisión de una empresa de deshacerse de un nuevo y ridículo nombre para volver a su nombre antiguo y más sensato. Esta movida había sido, escribí, “de ninguna manera.

Lo más leído