Pilita Clark

Las duras lecciones de negocios que el Covid-19 nos está entregando

Pilita Clark

Por: Pilita Clark | Publicado: Lunes 19 de octubre de 2020 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Pilita Clark

Pilita Clark

Tengo muy pocos amigos que pueden describirse plausiblemente como fanáticos del gimnasio. Pero tengo un amigo en Londres que ha estado ejercitándose con pesas desde los 14 años, hasta seis días a la semana, más recientemente en un agradable gimnasio que le cuesta 30 libras al mes, gracias a un descuento corporativo.

Tiene poco más de 40 años y cuando me dijo hace unos días que había cancelado su membresía y que nunca volvería, me sorprendió.

Imagen foto_00000001

Resulta que el confinamiento lo había impulsado a consultar YouTube, donde descubrió la calistenia, ejercicios que se pueden hacer en casa sin pesas ni equipos sofisticados.

Se acabó el press de banca en el gimnasio y comenzaron los ejercicios de pecho en la banca de la cocina, con resultados que nunca hubiera creído posibles.

“En los seis meses que he estado haciendo calistenia, he remodelado mi cuerpo y me he vuelto mucho más fuerte”, dijo, con una nota de asombro en su voz. Todos en el trabajo también habían abandonado sus membresías en el gimnasio, agregó, al igual que su esposa. De no haber sido por la pandemia, nunca hubiera pensado en hacer algo que ahora desea que hubiera comenzado a hacer hace años.

Al escucharlo hablar, me vino a la mente una pregunta que se ha hecho muchas veces a medida que ha avanzado la crisis del Covid-19.

Me preguntó si el descubrimiento de mi amigo -y otros similares- dejarán cicatrices aún más profundas en algunos sectores comerciales que ya están sufriendo los efectos financieros de los confinamientos y las medidas de distanciamiento social.

Dicho de otra manera, una vez que aprendes que puedes hacer algo más barato, más rápido y mejor en casa, ¿alguna vez volverás a pagarle a alguien más para que lo haga por ti?

Cuando se trata de mi cabello, creo que no. Antes de la pandemia, gastaba cientos de libras y horas de mis fines de semana, manteniendo a raya las raíces grises y otras atrocidades foliculares. Cuando cerraron los salones de belleza descubrí algo que nunca imaginé posible: una vecina podía hacer el mismo trabajo en un tercio del tiempo con un paquete de 6,49 libras de tinte para el cabello Clairol.

Todavía recuerdo el momento en que me miré en el espejo y vi los resultados de su primer esfuerzo, también realizado con la ayuda de YouTube, y pensé: ¿por qué no hice esto hace años?

Es cierto que ha habido momentos tensos. Una vez, nos distrajimos tanto hablando que nos olvidamos de comprobar cuánto tiempo habíamos dejado el color. Por lo tanto, aprendí que, aunque las instrucciones dicen 35 minutos como máximo, puedes mantenerlo durante 40 sin ningún daño visible.

Entonces, ¿abandonaré a mi peluquera de siempre? No completamente. Mi amiga no quiere la responsabilidad de cortar y secar mi cabello, por lo que será necesario un mantenimiento a nivel de peluquería. Pero no tanto como antes. Entonces, ¿están los salones de belleza en problemas después de Covid-19? No tengo idea. Tal vez soy un caso atípico.

Si tuviera que adivinar, supongo que los cines sobrevivirán a Netflix (nada se compara con la experiencia grupal); Zoom acabará con muchos viajes de negocios (ahora que sabemos cómo usarlo); y a los cafés les irá bien.

Con respecto a los gimnasios, soy agnóstica. Yo también he cancelado mi membresía, habiendo descubierto el entrenamiento de siete minutos en el parque. Y mi amigo de la calistenia no está solo.

Las acciones de Peloton subieron a máximos históricos el mes pasado a raíz de las ventas vertiginosas de sus bicicletas estáticas de alta tecnología para interiores. Una vez que los compradores adquieren el hábito de hacer ejercicio en casa, algunos analistas piensan que no volverán al gimnasio.

Aún así, sospecho que expertos como Chloe Demrovsky tienen razón. Ella es la directora de Disaster Recovery Institute International, un grupo sin fines de lucro que brinda capacitación en continuidad comercial de recuperación de desastres para todo tipo de empresas, desde el Banco Mundial hasta Walmart. También ha cancelado su membresía al gimnasio, pero sólo por ahora.

Ella piensa que una vez que la pandemia disminuya, la gente volverá a los bares y restaurantes, donde pronto dirán: “¿Has estado en ese nuevo gimnasio de kick-boxing? Yo ya fui. ¿Quieres ir conmigo?”.

“Este es el tipo de cosas que hace la gente cuando se reúne”, me dijo recientemente. Algunas cosas pueden cambiar permanentemente, pero no tantas como pensamos ahora. “En este momento, estamos en un período extraño de redescubrimiento”, dice, y es posible que no dure.

Probablemente tenga razón, pero es un período de redescubrimiento que espero que dure bastante tiempo.

Lo más leído

DF Multimedia