×
Pilita Clark

Los mejores asesores de carreras saben que nuestros planes no están diseñados para perdurar

Pilita Clark

Por: Pilita Clark | Publicado: Lunes 2 de marzo de 2020 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-
Pilita Clark

Pilita Clark

Hace unas semanas recibí un correo electrónico de una revista de gestión con una pregunta irritante: ¿Dónde estás en tu carrera? Al leer el mensaje por primera vez, no sabía exactamente qué era lo que me había molestado. El remitente sólo estaba tratando de ofrecer un consejo sobre cómo manejar mi carrera y he visto muchos mensajes parecidos a través de los años.

Finalmente, me di cuenta de que tenía tres respuestas a la pregunta y todas eran desalentadoras. Para empezar, estoy más cerca del final de mi carrera que del comienzo. Peor aún, si tuviera que decir dónde estoy, realmente no estoy completamente segura.

Imagen foto_00000001

Tengo mucha suerte de tener un trabajo envidiable que disfruto. Pero no lo doy por sentado en una industria de medios que perdió 7.800 empleos sólo en América del Norte el año pasado. También vivo en Londres, donde las noticias de que HSBC va a eliminar 35 mil empleos en una de las reestructuraciones más profundas en sus 155 años de historia significa que los bancos europeos han establecido planes para recortar casi 100 mil empleos desde el comienzo del año pasado.

Esto explica la razón principal por la que me molestó la pregunta: demasiados consejos sobre las carreras profesionales todavía suponen que es posible controlar la vida laboral en una era de reducción de personal sin remordimientos y en medio del auge de la economía "gig". En un sentido extraño, la historia de la palabra "carrera" lo pudo haber pronosticado. La noción de carrera está tan arraigada que es difícil recordar que es un concepto relativamente reciente. Cuando la palabra apareció en inglés en el siglo XVI significaba galopar o correr en varias direcciones.

No fue sino hasta el siglo XIX que comenzó a usarse ampliamente para significar el progreso en algún tipo de vocación. Ese siglo marcó el comienzo de los grandes empleadores, como las compañías ferroviarias, que necesitaban una fuerza laboral bien informada y estable, dice el profesor de sociología Tim Strangleman.

Por lo tanto, los empleados fueron atraídos con la promesa de una pensión decente y promociones constantes en un trabajo de por vida, lo cual actualmente es un recuerdo lejano para los trabajadores que Strangleman entrevistó para su último libro, Voices of Guinness (Las voces de Guinness).

Traza el destino de los trabajadores cuyos trabajos desaparecieron con el cierre de una cervecería Guinness en el oeste de Londres en 2005. Una de las historias de un hombre en particular se destaca hoy. Tuvo dos hijos, los cuales estudiaron ingeniería. El hijo menor era una fuente constante de preocupación: comenzaba un trabajo u otro y luego renunciaba después de 18 meses para viajar. El hijo mayor siguió el camino más seguro de su padre y emprendió una carrera con Nestlé, el gran grupo suizo de alimentos y bebidas.

Pero justo cuando Guinness eliminó el trabajo del padre, Nestlé despidió a su hijo, después de 11 años en la empresa. La experiencia obligó al padre a repensar la idea de "quedarse atrapado en atolladero" del compromiso corporativo. Sin embargo, todavía le preocupaba que su hijo menor -el incesante viajero- no se quedara en los trabajos durante más tiempo.

En otras palabras, la necesidad de comprometerse con una empresa sigue siendo poderosa, a pesar de la evidencia de que el resultado será ser abandonado y obligado a correr en varias direcciones. Esa puede ser una explicación de nuestro interminable interés en el asesoramiento de carreras. La otra explicación es que cuanto más caótico es el panorama profesional, más buscamos ayuda para navegarlo. Eso se aplica a todo tipo de trabajos. Hace unos días, los profesores universitarios británicos se declararon en huelga por segunda vez en dos meses por salarios, pensiones y el aumento de los contratos de enseñanza a corto plazo.

Aún así, la universidad es el único lugar donde tiene sentido pensar en una carrera. Los estudios muestran que dos años y medio después de graduarse, los estudiantes con planes de carrera más claros son más propensos a ser empleados o de seguir sus estudios, en lugar de encontrarse en un centro de trabajo. En última instancia, sospecho que la respuesta a la incertidumbre profesional es hacer lo que la gente siempre ha hecho: tratar de que te paguen por hacer algo que te gusta y tratar de seguir haciéndolo.

Además, debes tratar de leer libros como Motherwell, las memorias recientemente publicadas de la difunta periodista Deborah Orr. Incluye una discusión terriblemente familiar con el tipo de asesor profesional que recuerdo bien de los '70. "Bueno", dijo el asesor, mirando las impresionantes calificaciones de los exámenes de Orr, "con estos resultados podrías hacer cualquier cosa. Enfermería o pedagogía".

Puede que no sea mucho consuelo, pero la verdad es que para muchas de nosotras, las cosas solían ser mucho, mucho peores.

Lo más leído