Pilita Clark

Necesitamos un sitio estilo TripAdvisor para saber dónde debemos invertir nuestro dinero

Pilita Clark

Por: Pilita Clark | Publicado: Lunes 14 de diciembre de 2020 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Pilita Clark

Pilita Clark

Hace unas semanas, cuando llegó la noticia del gran avance con respecto a la vacuna del Covid-19, hice algo que no había hecho durante meses. Me conecté a Internet para ver cuánto me costaría viajar desde Londres a casi cualquier otro lugar.

Pronto tuve la respuesta. EasyJet podía llevarme al sur de España por 173 libras. British Airways ofrecía un vuelo por 163 libras desde Heathrow y Ryanair por 137 libras desde Stansted.

Imagen foto_00000001

Hasta ahora, todo parecía normal. Desde vacaciones hasta cortes de pelo, hemos damos por sentado que podemos comparar todo tipo de opciones y precios con un clic. Sin embargo, cuando se trata de las sumas mucho mayores que destinamos a la jubilación o inversiones importantes, el panorama es deprimentemente diferente.

Empecemos por mi último estado de cuenta del fondo de pensiones. Dice que mi dinero se ha destinado a un fondo de activos múltiples mixto aquí, a un fondo de renta variable global mixto allá, y a todos les va bien en comparación con algunos poco obvios puntos de referencia del mercado.

Para alguien como yo, a quien le gustaría saber qué inversiones son más respetuosas con el clima y cómo se comparan sus rendimientos con los de sus rivales, esa información es casi inútil. Si tan sólo se pudieran comparar estas cosas tan fácilmente como, por ejemplo, los vuelos de aerolíneas en Kayak o los hoteles en TripAdvisor.

Desde hace unos días, esa perspectiva ha mejorado un poco, gracias a un banquero suizo llamado Reto Ringger.

Es casi seguro que nunca hayas oído hablar de él, ni de SAM, una de las primeras empresas de gestión de activos sostenibles del mundo, que fundó Ringger en Zúrich en 1995. Pero es posible que sí hayas oído hablar del pionero Índice de Sostenibilidad Dow Jones, lanzado -debido a su insistencia- por el Dow Jones con SAM en 1999.

Actualmente, Ringger dirige Globalance, un banco privado que acaba de lanzar lo que él llama un “Google Earth para inversoionistas”, y cualquier otra persona que quiera ver lo realmente ecológica que es una empresa.

Es una página web llamada Globalance World que permite que compares el desempeño financiero de miles de empresas, así como su impacto en la sociedad, en el medio ambiente y en otras áreas. El análisis de empresas -pero no de carteras completas- será gratuito.

Cuando me dieron una vista anticipada del sistema hace unas semanas, mostró que Amazon tenía un desempeño financiero agradable de dos dígitos para el año hasta la fecha, pero un potencial de calentamiento climático ligeramente alto.

Su puntaje de calentamiento fue aún mejor que el de Apple y Royal Dutch Shell. Pero todo palideció frente a Zoom, que tenía un potencial de calentamiento razonablemente bajo.

Eso coloca al negocio de las videoconferencias en un club selecto: Ringger dice que sólo el 5% de las empresas en el sitio tienen un puntaje de calentamiento cercano a su nivel.

Él está preparado para lidiar con las objeciones con respecto a los datos y a la metodología que utiliza, algunos de los cuales fueron desarrollados por el grupo de investigación MSCI ESG Research. Algunas críticas pueden resultar justificadas. La falta de estándares oficiales uniformes para medir el riesgo climático enturbia estas aguas. Pero la transparencia que está tratando de lograr es loable y pertinente. También está en sintonía con los esfuerzos que están haciendo los reguladores de la Unión Europea (UE) para dirigir el dinero hacia las empresas más ecológicas, lo que es necesario para alcanzar sus objetivos de reducción de emisiones. Eso requiere más transparencia corporativa, dice Richard Mattison, director ejecutivo de S&P Global Trucost, un proveedor de datos ambientales.

Mattison, un exasesor de la estrategia de financiación verde de la UE, dice que, hasta ahora, las empresas sólo han tenido que revelar la información que ellas consideran que es pertinente, aunque a veces ellas mismas no saben qué datos son pertinentes.

Él recuerda una empresa de bebidas en Brasil que una vez le dijo que el agua no era importante para la compañía, porque costaba tan poco -sólo US$ 0,01 por metro cúbico- que constantemente limpiaban sus camiones con mangueras para mantener brillantes los logotipos de la empresa. Pero cuando se produjo una grave sequía en 2014, el precio subió a US$ 10 el metro cúbico. “Eso hizo que no les resultara rentable hacerlo”, me dijo recientemente.

La transparencia en el sitio Globalance World de Ringger puede ser alentadora. Muestra que la compañía de automóviles Daimler de Alemania, que se tardó más en adoptar los vehículos eléctricos que algunos de sus rivales, tiene una puntuación de calentamiento mucho más alta que BMW y Toyota. ¿Cree él que Daimler va a estar descontenta? “Sí, eso es posible”, dice. “Pero mira, ésta es la realidad. Eso es lo que indican los mejores modelos disponibles y creo que deberíamos mostrárselo a los inversionistas”.

Lo más leído

DF Multimedia