Pilita Clark

No deben obligarnos a volver a usar “pantalones duros” cinco días a la semana

Pilita Clark

Por: Pilita Clark | Publicado: Lunes 14 de junio de 2021 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Pilita Clark

Pilita Clark

Uno de los momentos más deprimentes de mi confinamiento se produjo cuando salí de mi departamento por primera vez en todo el día y descubrí que llevaba zapatillas en un pie y una bota Ugg en el otro.

La única manera de explicarlo es que esto sucedió porque había estado usando mis botas Ugg todo el día en la casa y al cambiarme para salir, me distraje con una llamada del trabajo. Las zapatillas eran igualmente cómodas que las botas Ugg, así que no me di cuenta de que sólo me había puesto una de ellas hasta que salí de la casa.

Imagen foto_00000001

En los anales de las fallas en la ropa en el lugar de trabajo, esto claramente no fue bueno. Sin embargo, todavía lo prefiero a lo que temo que nos espera más adelante.

A medida que la distribución de vacunas ha impulsado el regreso de la vida pública en más lugares, existe un riesgo creciente de que pronto nos digan que nos deshagamos de las pantuflas y las otras comodidades del teletrabajo y que regresemos a la oficina los cinco días de la semana.

Los estadounidenses han creado una frase de dos palabras que captura perfectamente el pavor que esto inspira: “pantalones duros”. Técnicamente, el término solo significa pantalones con cierre, botones o pretinas no elásticas, lo opuesto a los pantalones suaves que tiene cinturas elásticas cómodas, a los cuales los trabajadores remotos se han acostumbrado durante el último año.

Pero cuando la gente dice que ha tenido que “volver a ponerse los pantalones duros” para regresar a la oficina, sospecho que están hablando de todas las demás razones por las que los encuestadores encuentran constantemente que sólo una minoría de los empleados que pueden trabajar de forma remota quieren volver a la oficina a tiempo completo.

Estoy hablando sobre los desayunos saltados y las frenéticas búsquedas de ropa presentable, pero demasiado ajustada, que se requieren para ganar la carrera para obtener un asiento demasiado caro en un tren abarrotado. Sin mencionar la llegada a un escritorio demasiado ruidoso en el trabajo, donde el único lugar para hacer una llamada telefónica privada es el baño.

No es de extrañar que el 75% de los trabajadores de oficina encuestados en un gran estudio europeo publicado hace unos días estuvieron de acuerdo en que debería ser ilegal que los jefes obliguen al personal a trabajar desde una oficina. Por supuesto, algunas personas, especialmente los nuevos empleados y los trabajadores más jóvenes, ya quieren estar en el mismo espacio que sus colegas a los que apenas conocen o de los que necesitan aprender.

Yo también quiero volver a ver a los colegas en persona y extraño lo que el jefe de Apple, Tim Cook, llamó el “zumbido de la actividad” en un correo electrónico que envió hace unos días diciéndole al personal que tenían que estar de vuelta en sus escritorios en la empresa al menos tres días a la semana antes de septiembre.

Pero no conozco a nadie que quiera volver a la semana laboral de cinco días de antes de la pandemia. Eso significa que se avecina un enfrentamiento todopoderoso entre los trabajadores que quieren poder trabajar en casa al menos uno o dos días a la semana y los empleadores que quieren que todo sea igual que antes de 2020.

Una empresa enorme y codiciada como Apple, que está inundada de solicitantes de empleo, puede dictar fácilmente los términos. También un banco de Wall Street como JPMorgan Chase, cuyo director ejecutivo, Jamie Dimon, dijo el mes pasado que el trabajo remoto no era bueno para los jóvenes, la cultura corporativa, la generación de ideas o “aquellos que quieren lograr mucho “.

Sin embargo, la pandemia ha desencadenado una revolución en el pensamiento sobre el trabajo a distancia que probablemente dificulte que muchos empleadores exijan la presencia de los trabajadores en la oficina a tiempo completo. “Tengo la sensación de que eso no va a ser aceptado”, dice Nicole Sahin, directora ejecutiva de Globalisation Partners, una empresa con sede en EEUU que ayuda a las empresas a navegar el proceso de contratación de personal en el extranjero. “Van a tener dificultades para reclutar personas si requieren que todos estén en la oficina”.

Es posible que estas organizaciones no tengan más remedio que sumergirse en las aguas en gran parte inexploradas del trabajo híbrido, donde el personal cambia de casa a oficina durante la semana.

Exactamente cómo se debe hacer esto es una de las preguntas laborales más importantes en la actualidad. ¿Qué tan asequible es? ¿Qué significa para los diseños de oficina? ¿Pueden las personas conservar sus viejos escritorios o los escritorios compartidos tienen que convertirse en la norma? ¿Debería venir todo el personal los mismos días o no? Y eso es sólo el comienzo. La mayoría de las empresas aún no conocen las respuestas a estas preguntas, pero les guste o no, muchas tendrán que averiguarlas pronto.

Lo más leído

DF Multimedia