Pilita Clark

No extrañaré gran parte de lo que antes se consideraba una vida normal

Pilita Clark

Por: Pilita Clark | Publicado: Martes 10 de noviembre de 2020 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Pilita Clark

Pilita Clark

Hace poco regresé a la oficina por primera vez en siete meses, esperando encontrarla prácticamente sin cambios. Un colega que acababa de hacer lo mismo dijo que había encontrado su escritorio aún cubierto de periódicos de los días antes de que el edificio se vaciara a mediados de marzo, además de un sándwich de la misma época. "Es como Pompeya", me dijo.

Imagen foto_00000003
Tenía razón. Mi escritorio se veía exactamente como lo había dejado. En mi bandeja de correo había una copia de The Economist de fines de marzo, con una imagen de portada del planeta Tierra detrás de un cartel que decía "Cerrado".

El resto de la oficina lucía exactamente igual, excepto por los generosos suministros de desinfectante de manos y mascarillas.

Sin embargo, a la vez había profundas diferencias. El ambiente no era exactamente fantasmal, pero sí bastante sombrío, ya que sólo había un puñado de personas, muchas de ellas trabajando en silencio y solas. Fue un recordatorio de una de las grandes peculiaridades de la vida durante esta pandemia: gran parte parece totalmente normal, hasta que te das cuenta de que no lo es.

Un bus que pasa por una calle de la ciudad luce como siempre, hasta que ves que sólo tiene un pasajero enmascarado y solitario. Una tienda favorita parece ser la misma de siempre hasta que te acercas lo suficiente para mirar por dentro y ves que se ha cerrado.

Una oficina todavía parece una oficina, incluso cuando es una versión pálida de lo que una vez fue.

Este efecto desconcertante ayuda a explicar algunos de los desarrollos comerciales más extraños del año, comenzando con todas las aplicaciones que han surgido para recrear el ruido de fondo de una oficina bulliciosa.

Por qué alguien querría escuchar el distante zumbido de una fotocopiadora, y mucho menos el insoportable sonido de un colega masticando, es incomprensible en mi opinión, pero ahora puedes hacerlo.

Del mismo modo, el zumbido de un café está a un clic de distancia en los sitios web que ofrecen el bullicio de un café de Texas o la charla suave de un restaurante danés. Tampoco tengo ningún interés en este tipo de cosas.

Pero desde mi visita a la oficina, tengo una mejor comprensión de la necesidad de recuperar un sentido de normalidad en momentos tan anormales, hasta cierto punto.

Todavía me sorprende que la gente en Singapur se haya apresurado a pagar hasta US$ 474 para comer en un avión súper jumbo A380 estacionado en el aeropuerto de Changi, que Singapore Airlines ha convertido en un restaurante.

No debería sorprenderme, habiendo crecido en Australia, donde docenas de mis compatriotas pagaron hasta US$ 2.734 por un viaje turístico de Qantas llamado el "vuelo a ninguna parte", que despegó de Sidney y aterrizó ahí mismo siete horas después.

Esto es casi tan impactante como los informes de viajeros frustrados que han estado comprando comida de avión para recrear la emoción de volar. De todo lo que hemos perdido este año, seguramente una de esas cosas no debe ser una tortilla de huevo con más sabor a goma que queso.

La verdad es que entre más se prolonga la pandemia, más claro es que gran parte de lo que se consideraba una vida normal debería haberse descartado hace años.

Hacer fila en una mañana invernal fuera de la consulta de mi médico local para una cita el mismo día, cuando estoy enferma, encabeza mi lista de las cosas que debemos descartar, ahora que he tenido una cita por video de telemedicina.

Por el contrario, después de haber visto cómo una cola ordenada puede transformar la experiencia de compra de Ikea en algo parecido a un orden tranquilo, estaría feliz si esos límites de entrada a la tienda se volvieran permanentes.

También me despediría permanentemente de las calles atestadas de turistas, aunque me doy cuenta de que los dueños de cafés y hoteles seguramente no estarán de acuerdo.

Cada uno de nosotros probablemente tiene su propia lista, pero la mayoría de ellas seguramente incluirán lo que espero sea la mayor víctima de la pandemia: el viaje diario al trabajo.

Una encuesta de 10 mil personas en Europa y Medio Oriente publicada hace unos días mostró que después de haber probado la vida sin el viaje diario al trabajo, el 87% de los trabajadores quieren tener la libertad de elegir entre trabajar en casa o en la oficina una vez que se alivien las restricciones del Covid-19.

Antes de la pandemia, cuando sólo el 5% trabajaba principalmente en casa, eso habría sonado extraño. Ahora es completamente normal y espero que sea así durante mucho tiempo.

Lo más leído

DF Multimedia