Pilita Clark

Una visión de la oficina de 2021

Pilita Clark

Por: Pilita Clark | Publicado: Lunes 4 de enero de 2021 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Pilita Clark

Pilita Clark

Por lo general, pocas acciones importantes ocurren en un nanosegundo. Sin embargo, a raíz de las prometedoras noticias sobre la vacuna del Covid-19, algunos jefes no han tardado mucho en pronosticar que los trabajadores serán extraídos de sus hogares y llamados a volver a la oficina antes de lo esperado.

“No hay duda” de que las empresas empezarán a traer de vuelta a la gente en el momento en que llegue una vacuna, dijo Lewis Horne en una entrevista con un periódico californiano el otro día.

Imagen foto_00000002

Tiene sentido que Horne haga este argumento. Es un alto ejecutivo de CBRE, el gigante de bienes raíces comerciales de EEUU y es responsable de su negocio en el sur de California, donde, según los informes, la ocupación de oficinas ha disminuido este año en un área igual a la del interior de dos edificios Empire State.

Pero él tiene cierta razón. La pregunta es, cuando volvamos a la oficina, ¿cómo debería verse esa oficina?

Supongamos que los empleadores están escuchando al 72% de los trabajadores de oficina de 10 países que recientemente le dijeron a los investigadores que quieren seguir trabajando en casa después de la crisis, principalmente durante dos días a la semana.

Ésa es una suposición, pero es alentadora para aquellos a quienes les gusta la idea de hacer su trabajo en casa y en la oficina. Si se implementa bien, esta forma híbrida de trabajar podría acabar con gran parte de lo que era desesperante en los edificios de oficinas que se vaciaron al comienzo de la pandemia, comenzando con sus filas de escritorios abiertos.

Se suponía que iban a fomentar el trabajo en equipo y las charlas productivas, que es precisamente lo que a veces requieren algunos tipos de trabajo. Pero los diseños de planta abierta también obligan a los trabajadores a soportar una cantidad molesta de ruido, distracción y falta de privacidad, como lo han demostrado los estudios durante décadas.

Las cosas han empeorado a medida que las empresas han recortado costos y espacio. “Hace 20 años, cada trabajador promedio podía contar con unos 25 metros cuadrados cada uno; hoy es menos de 10”, escribe Gideon Haigh en un nuevo libro que traza la historia de la oficina, The Momentous, Uneventful Day (El día transcendental sin importancia). Haigh cree que una de las razones por las que trabajar desde casa ha resultado ser tan popular este año es que ha restaurado la privacidad que los trabajadores perdieron durante el último medio siglo. Estoy de acuerdo.

También parece probable que los trabajadores híbridos irán a la oficina principalmente para interactuar con sus colegas. Entonces, ¿por qué no convertir un espacio de planta abierta en algo que falta en muchas oficinas: salas de reuniones fácilmente disponibles?

Dado que algunos miembros del equipo estarán en casa, las salas de reuniones híbridas necesitarán WiFi decente para comunicarse por Zoom y suficientes enchufes para recargar varias computadoras portátiles a la vez.

Hablando de Zoom, es probable que la oficina de trabajo híbrida necesite más espacio dedicado para que las personas participen en videollamadas o seminarios web que parece que perdurarán más allá de la pandemia.

Y dado que Zoom y sus rivales están lejos de ser perfectos, me gustaría pensar que serán reemplazados por una versión más barata de las salas de telepresencia de alta gama que hacen que las reuniones virtuales se sientan más como algo real.

Las aplicaciones que te permiten ver rápidamente quién está en la oficina y quién no serán fundamentales.

Del mismo modo, mientras que los escritorios de planta abierta dificultan el trabajo que requiere de pensamiento profundo y concentrado, también lo hace una casa que contiene un niño pequeño o dos. Por lo tanto, más espacio de planta abierta podría transformarse en algo más de lo que carecen la mayoría de las oficinas: áreas ultra silenciosas donde las personas pueden trabajar fácilmente sin interrupciones durante horas.

¿Qué más? Los “hotwalls” pueden resultar útiles. Ésa es una pantalla grande conectada a una cámara de vídeo siempre encendida que algunas empresas han usado durante años para mantener informados a sus colegas distantes. En una oficina híbrida, podrían colocarse en lugares como un comedor para que los trabajadores desde casa puedan ver qué están haciendo sus colegas y conversar con ellos.

Hay muchas más posibilidades. No todos se adaptarán a cada oficina. En última instancia, la pandemia ha socavado a los gerentes que están a favor del “Taylorismo”, los cuales piensan que los trabajadores necesitan la vigilancia constante que ofrecen los escritorios abiertos. Pero también ha causado suficiente dolor económico como para inducir una reducción de costos aún mayor.

Sin embargo, existe la posibilidad de que el trabajo híbrido pueda convertir a la oficina en una versión mucho mejor de lo que era antes del Covid-19.

Lo más leído

DF Multimedia