Pilita Clark

Vacunas y transporte público gratuito: bienvenidos al futuro del trabajo

Pilita Clark

Por: Pilita Clark | Publicado: Lunes 22 de marzo de 2021 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Pilita Clark

Pilita Clark

A principios de este mes, un director ejecutivo israelí llamado Udi Ben Shimol se conectó a una videollamada con ejecutivos en ciudades a través de Europa que querían hacerle una pregunta apremiante: ¿Qué se siente cuando la vida comienza a volver a la normalidad?

En otras palabras, ¿cómo funciona la vida en el país que se ha convertido en la superestrella mundial con respecto a la vacuna contra el Covid-19?

Imagen foto_00000002

Shimol me describió la conversación hace unos días: “Dijeron: ‘Udi, estás en Israel, estás al final del túnel. ¿Qué ves?’” Por desgracia, tenía malas noticias. “Les dije: ‘Veo otro túnel’”.

Sospecho que los ejecutivos europeos se sintieron tan decepcionados como yo. Más de la mitad de la población de Israel ha recibido al menos una vacuna y más de un tercio ha recibido dos. Ya ha comenzado a reabrir después de un año de confinamientos que todavía están vigentes en partes de Europa.

Sin embargo, Ben Shimol es sólo una de las personas con las que he hablado recientemente que tiene noticias aleccionadoras.

Sus impresiones son sólo instantáneas, pero sugieren la necesidad de estar preparados para cualquier cosa, porque incluso la implementación exitosa de una vacuna puede tener efectos secundarios negativos.

Ben Shimol dirige la división israelí de Sodexo, el grupo de servicio de catering francés, y casi el 60% de su personal ya ha recibido dos vacunas, lo cual es bueno, ya que la demanda de los clientes está aumentando. Pero tiene un problema: 250 de sus 1.800 empleados todavía están en un programa de licencia del gobierno que se extendió el año pasado hasta junio de 2021 y no están interesados en regresar.

“Nadie pensó que el proceso de vacunación sería tan sencillo”, dijo. “Necesito que los empleados vuelvan a trabajar, pero no quieren venir mientras obtienen dinero sin trabajar”.

Aquellos que regresaron han tenido que cumplir con algunas demandas inesperadas de los clientes.

Ben Shimol se sorprendió cuando un cliente pidió comida estilo buffet para el comedor del personal, además de almuerzos para llevar menos sabrosos. Resultó que a los trabajadores sólo se les permitía comer en el comedor si tenían uno de los “pasaportes verdes” que Israel ha introducido para los que están completamente vacunados, o aquellos que se presume que son inmunes después de recuperarse de Covid. Los no vacunados tenían que comer su almuerzo para llevar afuera.

Algunos empleadores les han dicho a los miembros del personal que no se han vacunado que se mantengan alejados por completo de la oficina. Como último recurso, los trabajadores que rechazaron vacunarse podrían ser despedidos de acuerdo con una opinión legal que Ron Tomer, el presidente de la Asociación de Fabricantes de Israel, me dijo que su gremio había encargado.

Pero, ¿qué sucede con los más de 130 países que, hasta el mes pasado, aún no habían administrado una dosis única?

Unilever, el grupo de bienes de consumo, opera en 100 de ellos, dijo su directora de recursos humanos, Leena Nair, en una conferencia de Financial Times. Y aunque alrededor de 36 de sus 265 oficinas en todo el mundo -muchas de ellas en Asia-Pacífico- han reabierto ahora, Nair afirma que la vida laboral a menudo no es lo que era.

“Las bromas sociales en la oficina se han detenido casi totalmente. No hay momentos de encuentro y charla casual; no hay momento de pausa para el café”, dijo. “La gente está sentada a dos metros de distancia. No es una experiencia tan feliz llegar al trabajo”.

Afortunadamente, la vida laboral es más alentadora para algunos en Australia, un país que está luchando exitosamente en contra del Covid. “No usamos mascarillas, no hay una regla de dos metros, hay mucha charla casual, se siente normal”, me dijo una amiga por teléfono, mientras caminaba para tomar un tren al trabajo en Sidney hace unos días.

El tren era el único lugar donde tenía que usar una mascarilla, dijo, y agregó que acababa de asistir a una conferencia de negocios, en persona, con varios cientos de personas.

Pero el encanto del trabajo remoto sigue siendo un dolor de cabeza más al sur en Melbourne, donde hasta ahora sólo el 24% de los trabajadores han regresado al centro de la ciudad, según el Consejo de la Propiedad de Australia.

Para animarlos a regresar, la municipalidad está abogando a favor de los “viernes fabulosos”: transporte público gratuito y una jornada laboral que termina a las 4 pm para traer de vuelta el bullicio de la ciudad.

No tengo idea de si esto se pondrá de moda, en Australia o en cualquier otro lugar. Pero dudo que sea la única persona que espera que el resto del mundo siga pronto el camino que ha marcado Melbourne.

Lo más leído

DF Multimedia