×
Columnistas

Política comercial y modernización del Estado

Rodolfo Vilches exnegociador DIRECON-TLC

Por: Rodolfo Vilches | Publicado: Miércoles 14 de marzo de 2018 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Rodolfo Vilches

Iniciamos el año con eventos claves para Chile como el primer encuentro de “Imagen de Chile”, las reuniones de negociación con la Unión Europea, con el Reino Unido, las negociaciones con Australia, Singapur, Nueva Zelandia y Canadá, en el marco de la Alianza del Pacífico y la firma del TPP-11, donde se instauraron temas prioritarios como coordinación público-privada, productividad, competitividad, facilitación de comercio, cooperación técnica, coherencia regulatoria, integración aduanera y digital, internalización de las Pymes exportadoras y mayor participación de regiones, entre otros.

Sin embargo, se tiende a pensar que la “política comercial” radica en la firma de acuerdos y la promoción de exportaciones. Por el contrario, la ecuación que determina el posicionamiento de nuestros productos y servicios en el extranjero, requiere de un trabajo coordinado y estrecho entre las distintas instituciones públicas y privadas participantes del comercio exterior como Direcon, Prochile, Investchile, Imagen de Chile, Aduanas, Corfo, entre otros. Pero, ¿están preparadas las instituciones para hacer frente a estos nuevos desafíos? ¿Qué elementos deberían ser prioridad a la hora de su modernización?

Algunas instituciones ya han comenzado procesos de modernización. Dicho eso, la nueva fase para los acuerdos comerciales incluye temas como facilitación de comercio, internacionalización de la Pymes y conectividad aduanera, se hace necesario tener procesos expeditos y eficientes, con una mayor consistencia entre la imagen que proyectamos y la velocidad y diligencia interna para responder a la hora de hacer negocios. Surgen así requisitos como, por ejemplo, mayor celeridad en los procedimientos de certificación de productos en los distintos ministerios y/o servicios involucrados, profesionalización del personal, digitalización de los procesos, integración aduanera, entre otros.

Sin dudas, aún existe una brecha entre las expectativas que queremos proyectar hacia el mundo y la institucionalidad interna que permita cumplir a la velocidad necesaria dichas expectativas. Las instituciones intervinientes en el comercio exterior requieren un proceso de modernización y rediseño de sus objetivos para hacer frente a estos desafíos.

El nuevo gobierno del presidente Piñera tiene una oportunidad única de dar un salto cualitativo y cuantitativo. La política comercial, promotora del intercambio de productos, servicios e inversiones, dejó de ser sólo la firma de acuerdos y pasó a ser una política pública moderna, que integre e involucre a los distintos actores públicos y privados, y donde la modernización del Estado y sus actores, contribuirá a un nuevo impulso en el desarrollo de nuestro país.

Lo más leído

DF Videos