×
Columnistas

Por qué las reuniones corporativas sobrevivirán al coronavirus

Andrew Hill © 2020 The Financial Times Ltd.

Por: Andrew Hill | Publicado: Viernes 21 de febrero de 2020 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Andrew Hill

El coronavirus está dividiendo el mundo en aquellos que denuncian el alarmismo en cuanto al impacto de la epidemia y en aquellos que prefieren prevenir que lamentar. La conferencia de telecomunicaciones más grande de Europa — el Congreso Mundial del Móvil (MWC, por sus siglas en inglés) que iba a celebrarse en Barcelona — se ha colocado firmemente en el segundo grupo. La decisión de cancelar el congreso ha llevado al coronavirus a la cima de la agenda de cualquier organismo comercial o junta directiva corporativa que ha estado planeando organizar o enviar una delegación a un evento prácticamente en cualquier parte del mundo.

Imagen foto_00000001

Los organizadores de conferencias están siendo cautelosos. La compañía multinacional Informa ha pospuesto eventos en Tailandia, en Singapur y en China. Relx dijo que había pospuesto nueve de las 45 conferencias que planeaba organizar en China este año. Desde en el campo del arte hasta en el de la aviación, las reuniones han sido canceladas o han visto cómo los nerviosos participantes se retiran en lugar de verse obligados a cerrar tratos en salas llenas de gérmenes.

De hecho, para un gran número de ejecutivos, éste no es el ‘momento de moverse’. Sin embargo, el tiempo no se le ha agotado a los eventos de creación de redes en general. El comercio ha sido un portador de enfermedades infecciosas desde al menos el siglo XIV. Los pesimistas y los futurólogos también afirman que la tecnología y el cambio climático están conspirando para poner fin a las convencionales reuniones masivas de negocios. Los desarrolladores de conferencias han estado ofreciendo durante mucho tiempo la promesa de la realidad virtual como una alternativa a viajar alrededor del mundo para acudir a incómodas salas de exposiciones. Las compañías están reconsiderando o reduciendo los viajes de negocios conforme intentan cumplir con los objetivos más exigentes con el fin de reducir su huella de carbono.

Pero, aunque existen ferias virtuales, todavía se ven como el débil descendiente de la Segunda Vida (Second Life, en inglés), el mundo en línea que alguna vez fue considerado como el próximo gran éxito. Por cada ejecutivo que me dice que las videoconferencias han alcanzado nuevos niveles de éxito, también existe otro que advierte que no puede compararse con reunirse en persona con un colega. Es posible que los directores ejecutivos deseen reformularse como avatares más jóvenes y en mejor condición física, o transmitir sus hologramas durante el próximo evento profesional fuera de la oficina, pero es un asunto de ciencia ficción imaginar esto como el futuro permanente de establecer contactos. En la vida real, los viajeros de negocios tienen más probabilidades de ponerse unos auriculares de realidad virtual o de realidad aumentada en una feria comercial para experimentar un producto que los expositores no pueden mostrar.

La mayoría de las proyecciones para el futuro de las conferencias provienen de organizadores de conferencias, y optimistamente pronostican la existencia de ferias comerciales cada vez más vastas, o sugieren sólo triviales ajustes al modelo existente (“Menos estilo, pero más reflexivo”, declara una de esas predicciones que sirven sus propios intereses). Sin embargo, la historia sugiere que, salvo otra guerra mundial, los comerciantes potenciales siempre acudirán en masa a tales reuniones. Por un tiempo, habrá más ‘choques de puño’ y reverencias y menos apretones de manos y besos (¡menos mal!). Pero los grandes congresos y conferencias se recuperarán.

Lo más leído