Columnistas

Prepararnos y formarnos

Carolina Eterovic, directora ejecutiva de Mujeres Empresarias

Por: Carolina Eterovic | Publicado: Viernes 13 de diciembre de 2019 a las 09:53 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Carolina Eterovic

En un gesto extremo de discriminación positiva, Noruega decidió en 2003 que en las empresas que cotizan en Bolsa, el 40% de los puestos de los directorios o consejos de administración debían ser ocupados por mujeres. El plazo se cumplió en 2008 y el resultado fue un aumento del 1% anual en su incorporación a directorios. En la actualidad, los puestos ocupados por mujeres en los directorios de las 400 empresas noruegas que cotizan en Bolsa han superado el 40%, porcentaje que en EEUU es del 15,2% y en Alemania, 7,8%.

¿Es esto lo que necesitamos en Chile? ¿Existe un interés real de que las mujeres participen en los puestos llamados de primera línea? El estudio IMAD de Mujeres Empresarias sobre la participación de mujeres en Alta Dirección y Directorios busca descubrir por qué existe poca representación de las mujeres en cargos directivos a través de datos sobre percepciones, dificultades y facilitadores para el desarrollo de carrera de las ejecutivas en Chile indagando además en estilos de liderazgos, intereses, desafíos, estudios, aspiraciones y objetivos de las mujeres que ocupan estos puestos. Pero más allá de los resultados que se encuentran detallados en el Informe, queda en evidencia una vez más que estamos al debe, y por eso me gustaría centrarme en uno de los temas en los que podemos influir: prepararnos y formarnos.

Además de razones internas, como el llamado "techo de cristal", existen otras condicionantes sociales y organizacionales: las menores oportunidades de desarrollo dentro de las organizaciones, la ausencia de políticas laborales consolidadas que favorezcan la conciliación de la vida laboral y familiar y la dificultad para compartir las responsabilidades domésticas y de cuidado de los hijos. Por lo demás, muchas veces la poca preparación en estudios de post grado o de educación continua como el Programa BOW, las dejan en desventaja frente a sus pares hombres.

Abordar el rol de la mujer en cargos de Alta Dirección implica volcar la mirada hacia las organizaciones, la familia, la cultura y la sociedad como un todo. Y aquí es donde la mujer en la empresa juega un rol fundamental. Las mujeres que han enfrentado este desafío han debido adecuar los esquemas tradicionales de funcionamiento, tanto en la familia como en el trabajo, lo cual ha significado un cambio de estos escenarios. Así, el concepto clave ha sido la conciliación de estos dos mundos.

Por su parte, la empresa tiene que ser capaz de entregar amplias oportunidades para el avance y desarrollo de la mujer, especialmente en la Alta Dirección. Si bien existen políticas de promoción que dan oportunidades para "hacer carrera" dentro de una empresa, éstas se concentran en algunas grandes empresas que han visto la ventaja de ello.

Si bien la cantidad de mujeres en cargos de alta responsabilidad aún es baja, se percibe que hoy en día existen mayores condiciones para que ésta aumente en el mediano plazo, dado que parte importante de lo que ha hecho esta masa crítica de mujeres es abrir oportunidades a otras que vendrán.

Ellas han demostrado que valores como la flexibilidad no se contraponen con la responsabilidad y el trabajo bien hecho.

Hay muchísimas mujeres tremendamente capaces, que tienen que darse a conocer. En Mujeres Empresarias creemos 100% en ese talento y desde hace 10 años preparamos a más de 50 mujeres cada año, a través de nuestro Programa BOW, para que adquieran las habilidades y se entrenen para llegar a los directorios de empresas, medianas, grandes públicas y privadas. Hoy podemos decir que ya contamos con un grupo de más de 500 mujeres que han pasado por el Programa, y que cuentan con las herramientas y nuevas redes para acceder a directorios o cargos de Alta Dirección.

Si bien aún quedan aspectos por avanzar, el hecho concreto es que existe en nuestra sociedad un capital humano valioso y que se está preparando, la invitación es a crear las condiciones para saber aprovecharlo.

Lo más leído

DF Multimedia