Columnistas

Presupuesto 2021: ¿y la Innovación empresarial?

Eduardo Bitran Académico Facultad de Ingeniería y Ciencias Universidad Adolfo Ibáñez, Presidente Club de Innovación

Por: Eduardo Bitran | Publicado: Jueves 15 de octubre de 2020 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Eduardo Bitran

La crisis Covid-19 ha golpeado fuerte al empleo, especialmente en los servicios no esenciales. En Chile la tasa de participación laboral cayó un 13% en un año, con una pérdida de un millón ochocientos mil empleos. Estas desalentadoras cifras hacen que sea prioritario establecer políticas para recuperar y generar nuevos empleos, de calidad y de carácter permanente.

Esto no es trivial, ya que el futuro de los negocios y del trabajo está enfrentando cambios vertiginosos. Por una parte, el imperativo de ganar resiliencia empresarial, de la mano de la transformación digital; y por otra parte, la necesidad de incorporar la sostenibilidad en las estrategias de negocios, ya que se establece como requerimiento de las cadenas de valor globales en que compite Chile.

Imagen foto_00000001

En este contexto, la innovación empresarial es fundamental para lograr una recuperación resiliente y sostenible, y determinará la capacidad de las empresas para crecer y generar empleo de calidad. En este desafío aparece un tipo particular de empresas: las “gacelas”, definidas por la OCDE como aquellas con más de 10 trabajadores, que crecen rápidamente y que pueden tener gran impacto en la generación de empleo. La buena noticia es el rol que han adquirido estas empresas en Chile. En efecto, la Comisión Nacional de Productividad realizó un estudio comparado (2017). En la OCDE representan las “gacelas” representan el 3% de la empresas, generan el 65% de los nuevos empleos y explican el 70% del aumento de productividad. Mientras que en Chile representan el 4% de las empresas, generan el 75% del empleo y explican el 85% del aumento de productividad. Una característica de las gacelas chilenas es que están en todos los sectores y tienen gran flexibilidad para adaptarse a cambios del mercado y la tecnología.

Impulsar la innovación empresarial, apoyando el crecimiento de las empresas gacelas debe ser una política priorizada en el contexto actual. Existen diversos estudios para nuestro país que señalan que los programas de desarrollo productivo tienen un impacto positivo en innovación empresarial, empleo, productividad, ventas y exportaciones empresariales. El principal programa de apoyo a la innovación, INNOVA-CORFO, tuvo en 2017 una muy positiva “evaluación comprensiva del gasto” por la Dirección de Presupuesto. Más del 60% del aporte del programa se orienta a empresas de rápido crecimiento y con elevado impacto en empleo.

No obstante, resulta incomprensible que aún con estos antecedentes, el gasto de INNOVA-CORFO caiga de $ 75 mil millones promedio (moneda de hoy), entre 2015 y 2017, a menos de $30 mil millones en el presupuesto 2021. Por otra parte, todos los centros tecnológicos desarrollados por CORFO en los últimos años se transfieren al Ministerio de Ciencias, con el riesgo de generar un sesgo científico en iniciativas orientadas a impactar la innovación empresarial.

Debilitar el ya limitado soporte al sistema de innovación empresarial, en momentos que las empresas enfrentan desafíos de adaptación sin precedentes, amenaza la posibilidad de generar los empleos de calidad que requerirá nuestro país a futuro.

Lo más leído

DF Multimedia