Rafael Mies

Chile mirando al sudeste…

Por: Rafael Mies | Publicado: Jueves 16 de abril de 2015 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Rafael Mies

Rafael Mies

Llegando después de un par de semanas en el Sudeste Asiático, principalmente Shangai y Beiging, me encuentro con este Chile de grandes contrastes. Como pocas veces la cordillera que antecede el aterrizaje mostraba todo su esplendor de picos y luces, abajo Santiago como un vergel que ofrece al turista que llega, ese alivio de aterrizar en un país hermoso y ordenado. El mismo aeropuerto ya señala con grandes fotos y avisos publicitarios que Chile en una nación moderna y estable.

Sin embargo, uno que posee la ventaja de ser ciudadano, percibe rápidamente lo que esconden las apariencias y es capaz de sentir de primera mano el "alma" de la tierra a la que pertenece. Rápidamente, los colores desaparecen para teñirse de un gris que cada vez se va volviendo más opaco, no solo por la evidente falta de lluvia sino principalmente por el estado de ánimo de su gente.

A los pocos segundos de subir al taxi, realizo por costumbre la pregunta de rigor que todo buen ciudadano hace: "¿Y ... cómo está Chilito?".

Se trata de una encuesta con evidente sesgo por el tamaño de la muestra, pero capaz de mostrar en pocos segundos el "Top of Mind" de la clase media.

La respuestas en orden cronológico fueron: "Mal pos Jefe" siguen el caso Caval y Penta, tienen para rato" , luego: "además con el desastre de Copiapó, no se sabe nada la real embarrada que está ahí ya que no quieren que se sepa". Por último que Cobresal le ganó al Colo.

Esta fue mi conversación matutina, luego de una buena siesta para recuperar sueño, me junto con un grupo de directores, ya en una reunión de trabajo. En cuanto termino mi relato de la sorprendente China actual y de lo estupendo del viaje, va nuevamente mi pregunta: "Y como está la cosa en Chile". Curiosamente las respuestas, salvo por el refinamiento de los términos y la anécdota de Cobresal, fueron exactamente las mismas. "mira, la verdad que está todo muy enredado, aún siguen presos los controladores de Panta y entre Caval y SQM se está armando una pelotera muy grande".

Por otra parte lo del aluvión y los desparecidos es algo que tiene muy cabreada a la gente, principalmente por las mentiras y falta de información. Por último apareció la Maratón de Santiago; acá el comentario fue la gran pifiadera a las autoridades políticas y municipales invitadas para este evento.

Ya por la tarde en casa, estaba agotado psicológicamente por, como dirían los lolos, "la mala onda" reinante en Chile y, pensando en los días en China, me acordé de aquella película del año 86, "Hombre mirando al Sudeste". Que representa de buena manera nuestra sociedad. Un aparente Estado cuerdo, donde las instituciones funcionan y se han querido mostrar como normales, aferrándose a protocolos legales para exculpar la evidente falta de ética de mucho de sus líderes. Esta situación no es sino una desvinculación espantosa de la elite con la realidad del Chile corriente. Sin ser un psiquiatra creo que a esto se le llama locura, o en términos más cinematográficos: "Un Chile Mirando al Sudeste..."

Lo más leído

DF Multimedia