×
Rafael Mies

La amenaza populista

Por: Rafael Mies | Publicado: Viernes 11 de abril de 2014 a las 05:00 hrs.
  • T+
  • T-
Rafael Mies

Rafael Mies

Porqué las tendencias populistas tienen tanto asidero en muchas sociedades modernas, particularmente las latinoamericanas
La respuesta a esta pregunta es compleja y tiene miles de aristas, sin embargo, me preocuparía no hacernos cargo de que puede ser una realidad también para nuestro Chile de hoy.

Sin ir más lejos, basta mirar el caso de Venezuela, hace treinta años éste era uno de los países ejemplares en Latinoamérica, reconocido por su desarrollo y calidad de vida. Hoy, para muchos venezolanos, la situación es totalmente distinta, un país convulsionado en una crisis social y económica como jamás alguien se pudo imaginar.

Puede pasar algo similar en Chile? Claramente no de la noche a la mañana.

Chile es un país con sólidos fundamentos institucionales y cívicos. Las elecciones populares, si bien muestran una clara inclinación ideológica, nunca han sido de mayorías aplastantes.

Sin embargo, las realidades sociales se mueven con mucha más fuerza y rapidez que años anteriores. De hecho, en un corto periodo de tiempo Chile ya ha tenido una gran transformación cultural. Además, en este país se ha demostrado meridianamente que “el voto” para legislar sobre cualquier tema, con una buena campaña marketing y apoyo de los medios no es difícil de obtener.

Es precisamente en el punto del “voto popular” donde me quiero detener. Es posible que muchas apariencias externas nos digan que Chile es diferente a sus vecinos, por lo cual difícilmente lleguemos a ser catalogado de “país bananero” como muchos peyorativamente señalan a sociedades con poco desarrollo cívico e institucional. Pero, pensar que a Chile no le puede pasar lo de Venezuela sería un error gravísimo. Significa además, desconocer en profundidad la realidad de nuestro país.

Lo cierto es que compartimos una gran cantidad de aspectos raciales culturales y económicos con Venezuela así como muchos países en la región que podrían ser catalogados de “poco serios” Tenemos una gran masa “popular” que, como muestran muchos sondeos, se sienten excluidas, desatendidas y poco representadas por las instituciones políticas y los servicios públicos.

Tenemos una cantidad no menor de compatriotas viviendo en situaciones muy extremas de vulnerabilidad social, que por sus particulares características la hacen impermeable a soluciones económicas complejas como los subsidios o políticas públicas. Para ellos, sin duda, propuestas políticas al estilo de Maduro, con mensajes simples, transversales y con una carga no menor de resentimiento podría calarles muy hondo.

Es claramente posible que en Chile entremos en una espiral populista y el peor error sería no creerlo. Por ello, el sinnúmero de reformas que enfrenta el país, como parte del programa de Gobierno, deben y pueden ser estudiadas y aprobadas con vistas a una mayor solidez institucional. Todo cambio es bueno, sin embargo, no se trata solo de discutir qué se va a cambiar, es igualmente importante un acuerdo sobre “qué vamos a mantener” para cuidar las bases de lo que hasta ahora, con tanto esfuerzo, se ha logrado.

Lo más leído