×
Columnistas

Reputación minera

Nicolás Ibieta Illanes Consultor en Comunicaciones, Máster en Comunicación Política y Corporativa

Por: Nicolás Ibieta Illanes | Publicado: Jueves 30 de agosto de 2018 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Nicolás Ibieta Illanes

En agosto de 2016, durante el “mes de la minería”, el Consejo Minero y la Sociedad Nacional de Minería (Sonami) lanzaron la campaña “Metal Chileno en el Mundo”. La iniciativa, que tuvo amplia cobertura en medios y repercusión en redes sociales, buscaba destacar los aportes de la industria al desarrollo económico y social del país.

Imagen foto_00000001

A dos años de esa campaña, se acaba de dar a conocer una nueva versión del “Barómetro Antofagasta 2018”. El informe lo lleva a cabo anualmente desde 2016 el Instituto de Políticas Públicas de la Universidad Católica del Norte, junto a la empresa de encuestas Mori Market Opinion Research International. Entre sus resultados, el estudio da cuenta de la distancia en la percepción que existe entre los antofagastinos respecto del aporte de la minería a la región y al país. Aun cuando es mayoritaria la satisfacción versus la insatisfacción si se habla del país (57% vs. 40%), cuando se pregunta específicamente por el aporte a la región los números se invierten. Un 37% afirma estar satisfecho y un 59% insatisfecho con la contribución de la minería al desarrollo de la región. La tendencia entre 2016 y 2018 se mantiene, con lo que cabe preguntarse por la reputación de la minería en el país, así como por la imagen que proyecta Chile en el extranjero como país minero.

A nivel internacional, la consultora Deloitte lanzó la décima versión de su informe sobre la minería “Tendencias para el 2018”. El diagnóstico se repite una y otra vez, como en la versión 2017 del International Council on Mining & Metals (ICMM), encuesta de stakeholders sobre sus percepciones de la industria o los resultados de la encuesta que el propio Consejo Minero realizó en su cena anual, que en su última edición dio cuenta de que la principal preocupación del mundo minero es una sola: la licencia social.

Tanto a nivel nacional como internacional, la percepción es que la industria minera tiene un peso muy relevante en la economía, sin embargo, tiene efectos muy negativos en el medioambiente y en la población. Es evidente que Chile necesita la minería —la del cobre, por cierto, y también la del oro, litio y otros minerales y metales—, pero ésta debe emprenderse ya no sólo con un permiso legal y de las autoridades, sino especialmente con la confianza de las comunidades.

Lo que parece prioritario, entonces, es avanzar en una nueva forma de relación de las empresas y sus proyectos, con las comunidades que reciben su impacto directo, pero en el caso de Chile también con todos los ciudadanos. El impacto de la minería es tan importante para el país que la licencia social no puede sino considerar a todos. Con mayor y menor grado de incidencia entre distintos grupos, pero somos todos los chilenos quienes nos vemos afectados por la industria y, por tanto, la confianza que se debe construir debe ser con toda la población. Las empresas lo necesitan, pero Chile también.

Lo más leído

DF Videos