Columnistas

Restricciones al GNL inflexible: pierden los consumidores

Dr. Humberto Verdejo Fredes Académico del departamento de Ingeniería Eléctrica de la Usach

Por: Dr. Humberto Verdejo Fredes | Publicado: Jueves 22 de julio de 2021 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Dr. Humberto Verdejo Fredes

Cada año, al comenzar el invierno, las tiendas comienzan a ofrecer parkas a precios de lanzamiento de temporada. En ese momento, la oferta para comprar parkas tiene un gran stock para responder a la demanda. Las tiendas, a fin de disponer de productos al inicio del invierno, realizan compras a sus proveedores con meses de anterioridad para asegurar stock, costos y entrega del producto a tiempo.

Imagen foto_00000001

Evidentemente las tiendas esperan que las proyecciones de consumo de parkas sean favorables, para que el precio de venta sea el planificado. La situación se vuelve compleja para ellas cuando el invierno no es tan frío como lo esperado y las parkas no se venden. En este escenario, deciden “liquidar” su stock bajando el precio de las parkas, para desocupar sus bodegas y generar espacio para los productos de la temporada siguiente.

La libertad de liquidar los productos favorece a los consumidores, que pueden comprarlos más baratos, y permite que las empresas quieran seguir arriesgándose, comprando un stock con meses de anticipación.

Entonces, ¿sería correcto que las empresas que no tienen la necesidad de liquidar sus productos le soliciten a la autoridad prohibir liquidar su stock a aquellas que sí necesiten hacerlo, sabiendo que esta liquidación beneficia a los clientes? Lo anterior implicaría alterar las premisas básicas de la libre competencia de mercados competitivos, como el de las parkas.

Si esto ocurriera, ¿qué deberían hacer las tiendas, sabiendo que no podrán liquidar su stock? Comprar menos parkas los próximos inviernos. Pero, ¿qué pasa si justo un invierno hizo mucho frío y no hay stock suficiente de parkas para todos? El precio de las parkas subirá, afectando a los consumidores.

El ejemplo anterior es equivalente a la discusión del gas natural inflexible. La Comisión Nacional de Energía busca restringir la cantidad de gas natural licuado (GNL) que puede “liquidarse”, lo que se conoce como gas inflexible, con el objetivo de evitar que bajen los costos marginales cuando hay stock almacenado de GNL, mediante una restricción al gas natural inflexible.

Esta medida provoca que, al impedir que bajen los costos marginales que genera la “liquidación” del GNL, se beneficie a las generadoras de electricidad que no tienen contratos con clientes, puesto que venderán más cara su electricidad en el mercado spot, a pesar de que ello signifique un mayor costo para el sistema y los consumidores. Haciendo el símil con las parkas, esta medida equivale a prohibir que una tienda liquide y baje su precio de venta, para que la tienda que no liquida pueda seguir vendiendo más caro.

El diseño y aplicación de esta política por parte de la autoridad perjudicará a todos los consumidores que necesiten suscribir o renovar contratos de suministro de electricidad, ya que pudiendo comprar a precios más baratos, tendrán que pagar precios más altos.

Cabe recordar que el GNL es el combustible fósil menos contaminante que existe para la generación de electricidad, y permite un rápido ingreso de operación a este tipo de centrales ante variaciones de la demanda. Así, el GNL es un insumo necesario para complementar el sistema eléctrico, donde solo con energías renovables, no es posible cubrir la demanda y asegurar el suministro continuo.

¿Entonces, por qué colocar los esfuerzos en establecer este tipo de restricciones, si el gran perdedor será el consumidor?

Lo más leído

DF Multimedia