×
Ricardo Fischer

Lo que no se dice sobre las licitaciones eléctricas

Ricardo Fischer Socio Director Asesorías Fischer & Zabala

Por: Ricardo Fischer | Publicado: Martes 19 de diciembre de 2017 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-
Ricardo Fischer

Ricardo Fischer

En el último tiempo se ha hablado bastante en relación con las bajas de precios de la energía eléctrica y la influencia que han tenido para lo anterior las estrellas de las ERNC, es decir las solares y eólica. Esto último es erróneo, pues el principal factor ha sido la caída de los precios del gas y el petróleo, este último desde cifras en promedio superiores a US$ 100 el barril entre la crisis del 2008 y mediados del 2014 a los precios posteriores que en promedio han estado en torno a los US$ 50.

Su influencia en el precio de la energía eléctrica se debe a que el respaldo de las solares y eólicas proviene de plantas a combustión. La influencia que han tenido las ERNC es bastante menor pues generan durante alrededor de un tercio de las horas de consumo, de modo que su influencia en el precio está limitada por lo anterior.

En todo caso, el gran logro es que la meta autoimpuesta por el Estado de Chile de que este tipo de energía representara un 20% de la capacidad al año 2025, está muy cercana a cumplirse dentro de los próximos años, lo que no cabe duda es una buena noticia, por lo que en este sentido se ve un panorama auspicioso hacia el futuro. El desarrollo tecnológico ha permitido en ambos casos drásticas reducciones de costos en el mundo, y expertos anticipan que lo anterior continuará con la misma intensidad.

Pero aún está pendiente la solución a la variabilidad o intermitencia de estas fuentes, que obliga a todo el sistema a darle respaldo, el que como mencionamos anteriormente es provisto principalmente por plantas a combustión. Una vez que se desarrolle tecnología que permita almacenar la energía generada, vía baterías por ejemplo, el cambio será importante, pero para eso aún falta tiempo.

Hay que resaltar que las licitaciones publicitadas en que se han visto menores precios, afectan exclusivamente a clientes regulados (distribuidoras como Enel, CGE, Chilquinta, etc. que a su vez distribuyen a hogares, oficinas, industrias menores y otros). Dichas licitaciones son para reemplazar contratos que vencen esencialmente a contar de 2024. Lo anterior se debe a que se requiere tiempo para construir las centrales que puedan proveer la energía necesaria.

De este modo la cuenta de luz disminuirá sólo a contar de esa fecha, pero en forma gradual, pues pasarán algunos años hasta que sólo permanezcan contratos con los nuevos precios. Si se considera las últimas cuatro licitaciones (a julio de 2017) el precio en promedio alcanzó 68 US$/MWh y si se compara dicho precio con el de los contratos de suministro firmados antes de 2009 y que vencen a más tardar en 2025 los que están a un promedio de 83 US$/MWh, la caída alcanza alrededor de un 18%. Pero dicha disminución afecta sólo a los distribuidores, quienes al entregar la energía en su hogar, cobran por distribución y transmisión además del IVA, por lo que la reducción de precios en los hogares alcanzaría en torno a un 13%.

En resumen, los precios efectivamente han bajado, pero sólo se harán efectivos en algunos años más. Para que dicha tendencia a la baja permanezca en el tiempo, dependeremos de lo que suceda con la evolución futura de factores tales como el precio de los combustibles fósiles y de la evolución de los avances tecnológicos de las ERNC.

Lo más leído

DF Videos