Columnistas

Sebastián Piñera: Expectativas vs. Realidad

Jaime Iglesis Director Ejecutivo Patagon Land Inmobiliaria

Por: Jaime Iglesis | Publicado: Viernes 26 de enero de 2018 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Jaime Iglesis

Durante los últimos cuatro años el mercado inmobiliario ha sido testigo directo de alteraciones en las reglas del juego para el sector, haciendo difícil la toma de decisiones para invertir a mediano plazo. Este freno, junto a un bajo crecimiento a nivel país y recurrentes problemas en los permisos de edificación para diversos proyectos hacen necesario, de forma urgente, un cambio que nos permita revertir estos números y dar un nuevo perfil a la industria.

Específicamente en 2017 se perdieron más de 12 mil empleos y hubo una caída en la inversión cercana al 1,8%, el cuarto periodo consecutivo a la baja.

Frente la llegada de un nuevo gobierno, con Sebastián Piñera en la presidencia, la pregunta lógica que nos hacemos es hacia dónde debiéramos ir como industria y cuáles son los cambios que esperamos para retomar un dinamismo que atraiga a los inversionistas, crear más puestos de trabajo y dar nuevos aires a la economía.

El mercado inmobiliario tiene altas expectativas de cambio para el próximo período, con oportunidades reales de generar una mayor confianza en la industria.

En 2018 se puede construir una gobernabilidad clara respecto a los roles que tienen los Directores de Obras Municipales, el Ministerio de Vivienda y Urbanismo y la Controlaría General de la República, llevando a que se mejore y facilite la planificación de las proyecciones de compra, de desarrollo y riesgo en el corto plazo, movilizando a la industria e impulsando el crecimiento del país.

Estas expectativas se reflejan en un programa gubernamental que generará mayor dinamismo y favorecerá que el segmento medio tenga mayores oportunidades de inversión y que la industria amplíe su oferta de proyectos a nuevos mercados.

Sin embargo, es importante que existan señales claras de incentivos y una conexión robusta entre el gobierno y la industria, principalmente en términos de permisología, pues de lo contrario, el gremio puede ver debilitados sus lazos de confianza y perder la esperanza por el cambio, lo que se reflejaría en el crecimiento del sector.

Sabemos que como en el rubro inmobiliario no somos los únicos que esperamos cambios que mejoren el rendimiento del mercado.

En la medida en que las promesas de campaña se transformen en acciones concretas durante los próximos cuatro años, vamos a ser capaces de decir que las condiciones en Chile han mejorado sustancialmente, lo que beneficiará directamente a la industria y al país en general.

Lo más leído

DF Multimedia