×
Sergio Lehmann

Claves para un impulso a la confianza

Sergio Lehmann, Economista Jefe de Bci

Por: Sergio Lehmann | Publicado: Lunes 4 de febrero de 2019 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-
Sergio Lehmann

Sergio Lehmann

La evidencia empírica recogida por distintos investigadores sociales nos muestra que, para alcanzar un buen desarrollo y alta efectividad, se requiere de retroalimentación positiva, que genere motivación y hambre por alcanzar un buen resultado, al tiempo que corrija desviaciones respecto de las mejores prácticas.

Marcial Losada, chileno reconocido internacionalmente por sus aportes en este terreno, estudió los factores que caracterizan a los equipos de alto desempeño. Encontró que reciben al menos tres comentarios positivos por sobre uno negativo. Es decir, son fundamentales las señales de estímulo y reconocimiento que se entregan en al menos esa proporción para fortalecer el buen trabajo y avances del equipo. Se suma a ello la conectividad, reconociendo la cooperación entre los miembros de un equipo de alto desempeño como un atributo esencial.

Imagen foto_00000004

Una conclusión equivalente, pero con un alcance distinto, encuentra el psicólogo John Gottman al estudiar la calidad de la relación de distintas parejas. Con tan sólo 15 minutos observando una conversación, dice Gottman, es posible reconocer el grado de avenencia de una pareja. Aquellas que están bien constituidas se entregan al menos tres mensajes positivos por sobre uno negativo. Más allá de la proporción tres a uno, se reconocen parejas ideales, que transmiten plena armonía. Por debajo de eso, se ha reportado que, con un 94% de probabilidad, esas parejas terminarán su relación. Como se hace notar, esta es la misma proporción que encuentra Losada. No pareciera entonces ser una mera casualidad.

Con un tanto de atrevimiento, podríamos extender este análisis a la sociedad completa, entendiendo que está constituida precisamente por empresas y familias. En línea con ello, y de forma que las expectativas mejoren —es decir, se fortalezca la confianza—, deberían advertirse al menos tres señales positivas versus una negativa. Cabe consignar que la evidencia apunta a que existe una correlación en torno al 70% entre confianza y actividad económica. Ello responde a que en la medida que mejoran las expectativas, las empresas se animan a aumentar la producción e inversión, en tanto las familias a elevar su consumo, dada la menor incertidumbre que se reconoce.

Mirando 2019, veríamos un aumento en la confianza impulsado por al menos tres avances claves, tomando la relación cuasi-fundamental que reconocen Losada y Gottman. Me la juego por progresos en el plan de modernización tributaria del gobierno, una propuesta de mayor flexibilidad laboral y la reforma en pensiones. Agrego, a modo de bonus track, el plan para La Araucanía, que mejoraría la convivencia nacional a través de una mayor integración social y menores cifras de pobreza en esa región. Del lado negativo, se advierte una mayor incertidumbre externa, asociada especialmente a los efectos de la guerra comercial.

Las expectativas se han ido moderando en los últimos meses, al reconocer factores estructurales que han frenado un crecimiento más potente de la economía. Recogiendo las señales positivas que veríamos en el año, y que son especialmente relevantes en su alcance económico y social, observaríamos un nuevo impulso en cuanto a la confianza y, por consiguiente, al crecimiento del país. Es importante que ello se logre a través de consensos y cooperación entre las distintas instituciones.

Como bien señala Losada, los nexos y la colaboración son también atributos esenciales en los equipos y, por qué no, en las sociedades de alto desempeño, que proveen mayor bienestar.

Lo más leído

DF Videos