×
Sergio Lehmann

Política monetaria en el mundo: a quien madruga...

Sergio Lehmann Economista jefe Bci Estudios

Por: Sergio Lehmann | Publicado: Miércoles 11 de octubre de 2017 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-
Sergio Lehmann

Sergio Lehmann

La FED de EEUU ha reafirmado su visión de ir gradualmente elevando la tasa de política monetaria, a pesar de que la inflación aún se ve bastante alejada de su meta de 2% anual.

De acuerdo a lo planteado por su presidenta, Janet Yellen, no se debe esperar a que la inflación llegue a la meta para comenzar a subir las tasas. Eso ya sería tarde. Bajo ese escenario, es probable que la inflación suba más allá de la meta, obligando a alzas más pronunciadas en las tasas de interés, lo que conlleva impactos negativos en crecimiento y empleo. Evitar ello es esencial en el diseño de una política monetaria moderna. Los mercados financieros no se han alineado con esa visión, porque no ven un repunte en la inflación. Fundamentan ello en que la globalización lleva a que industrias claves se instalen en locaciones geográficas donde los costos de producción son más bajos. Yellen ha reafirmado, no obstante, que dada la estrechez en el mercado laboral, más temprano que tarde los salarios se van a acelerar y comenzarán a sentirse las mayores presiones inflacionarias.

En Europa, en tanto, la inflación tampoco repunta de forma significativa. Aun así, prontamente se anunciaría una reducción en la compra de bonos que ha sostenido el Banco Central Europeo durante los últimos 3 años, con el propósito de inyectar liquidez y apoyar el proceso de recuperación económica. Las cifras de actividad han ido sorprendiendo al alza este año, dando cuenta del éxito que ha tenido la acción de la política monetaria. Es probable, entonces, que además de moderar el estímulo cuantitativo, la autoridad monetaria europea comience lentamente durante 2018 a aplicar un alza gradual en las tasas de política, equivalente a lo que ha estado haciendo la FED.

¿Y qué hay de la política monetaria en Chile? Siguiendo la tónica global, tampoco en nuestro país se advierten aún presiones inflacionarias. Vemos hoy una inflación anual bajo 2% anual, el piso del rango de tolerancia del Banco Central, y en el margen se han recogido incluso caídas en el índice de precios. Si bien ello ha reabierto la discusión en torno a la introducción de algún mayor estímulo monetario, hacia mediados de 2018 comenzaría un lento proceso de alza de tasas. Eso ocurriría al momento de advertirse una reducción en las holguras de capacidad de la economía, acumuladas tras varios años de bajo crecimiento, mientras la inflación se encuentre todavía bajo la meta inflacionaria de 3% anual. En ese entonces veríamos que se recupera la habitual sincronía entre nuestra política monetaria y la del mundo desarrollado, que se deriva de la fuerte integración comercial y financiera de la economía chilena. Tal como ocurre en EEUU, sin embargo, el mercado tampoco tiene incorporado un repunte en la inflación hacia el 2018 en la magnitud que el Banco Central proyecta. Es probable que esta diferencia comience a corregirse en la medida que la demanda interna repunte con más fuerza, al tiempo que la inflación global tienda a subir.

Vemos entonces que comenzamos a dejar atrás un largo período de tasas de interés extremadamente bajas. Ello responde a un escenario global positivo, aun cuando los riesgos, especialmente del lado geopolítico, aún se ven elevados.

Lo más leído

DF Videos