×
Tomás Izquierdo

Hacia dónde va el dólar?

Tomás Izquierdo Silva Socio Gémines Consultores

Por: Tomás Izquierdo | Publicado: Viernes 18 de mayo de 2018 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-
Tomás Izquierdo

Tomás Izquierdo

Nadie anticipó el alza que experimentó el valor del dólar en los últimos días. Más bien el mercado estaba esperando que nuevamente se cayera por debajo de los $ 600, acusando recibo de la mejoría en las expectativas y nuestros buenos fundamentos económicos internos.

La historia fue distinta, las fuerzas de los mercados financieros externos fueron, al menos hasta ahora, más poderosas que las internas, provocando la citada devaluación del peso.

Cómo evoluciona hacia delante, dependerá de la intensidad con que actúen ambas fuerzas en el futuro. Para poner contexto, vale la pena identificarlas, de manera que cada uno construya su escenario más probable.

Las fuerzas externas, que llevan a una apreciación del dólar a nivel global, incluida nuestra moneda, guardan relación con un crecimiento alto y sostenido en Estados Unidos, que comienza a provocar presiones inflacionarias, y que ha llevado a un importante repunte en la tasa de interés de largo plazo en dicho país. Paralelamente la zona euro, sin atisbos de inflación en el horizonte, habría disminuido su ritmo de crecimiento en el primer trimestre del año, lo que aún no sabemos si es o no un cambio de tendencia.

Si Estados Unidos sigue creciendo rápido, estimulado por una política fiscal expansiva y con fuerte crecimiento de la inversión, ello necesariamente provocará alzas adicionales en la tasa de interés en dicho mercado. Tasas más altas atraerán capitales externos, que permitirán además financiar un mayor déficit fiscal y de cuenta corriente. En este escenario, es probable que el dólar se fortalezca aún más respecto de una canasta amplia de monedas.

A esa fuerza, que viene del hemisferio norte, podemos agregar un mayor riesgo político en Latinoamérica, asociado a la difícil situación de Argentina, víctima de una cuasi corrida hacia su moneda, elecciones políticas en México, con alta probabilidad de triunfo de un candidato como López Obrador, no bien recibido por los mercados, y gran incertidumbre política proveniente de Brasil, con elecciones en octubre, en medio de una severa crisis de credibilidad en las instituciones, y con el “candidato” más respaldado, Lula da Silva, preso y aparentemente inhabilitado en forma permanente.

Entre las fuerzas que apuntan a fortalecer nuestra moneda: nuestra economía da señales claras de recuperación en el crecimiento, el cambio político ha provocado un brusco efecto positivo en las expectativas, lo que augura una recuperación en la inversión y en el empleo. El crecimiento de nuestros principales socios comerciales es alto, el precio del cobre se sostiene en buen nivel, y en términos reales nuestro tipo de cambio tiene espacio para bajar algo más.

El desenlace es incierto, y depende principalmente de factores externos difíciles de predecir. Con todo, lo razonable es estimar que por ahora las fuerzas están compensadas, y trabajar con una proyección para el resto del año no muy distinta de su nivel actual (620 pesos/US$).

Lo más leído

DF Videos