×
Tomás Sánchez

El flaco favor de Uber al país

Tomás Sánchez Director ASECH Co fundador Alma Suite @TomsAwaki

Por: Tomás Sánchez | Publicado: Miércoles 20 de septiembre de 2017 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-
Tomás Sánchez

Tomás Sánchez

¿Qué pasaría si los 50.000 choferes de Uber no estuvieran? Aumentaría el desempleo de un 8 a casi un 10%, y cuando se llega a dos dígitos, la discusión política cambia de manera sustancial: todos ponen un grito en el cielo, y quien se atreve a cuestionar el crecimiento es un gil. ¿Eso es todo? Para nada, por el momento todos piensan que tenemos un problema con los taxistas, cuando éste es el menor de los males. Uber nos está ocultando 5 problemas, que cuando se acabe el servicio como lo conocemos hoy, va a quedar la grande.

El primero, sólo hay que subirse a un Uber para ver que los choferes vienen de todos lados: ejecutivos de grandes empresas, albañiles, conductores de maquinaria pesada, taxistas, dueñas de casa y recién egresados. Uber no discrimina, le resuelve el problema de cesantía a todos. Segundo, nos oculta un problema de transporte. Los taxistas se demoraron un par de años en alegar, porque les estaba yendo tan bien, que no se dieron cuenta que les estaban compitiendo. Le sumamos el colapso del Transantiago, y no queremos saber dónde se subirían todos los que se suben diariamente a Uber. Tercero, un problema de pensiones. Uber no está conectado con Previred que yo sepa. Cuarto, mucho conductor de Uber lo toma como segundo empleo. Trabajando 8 horas al día, 3 de transporte, 7 durmiendo y 3 de Uber, sólo quedan 3 horas para vivir: una clase media ahogada, que necesita una mano. Y un tal Travis en California hizo más por ellos que el gobierno. Por último, el que prueba Uber no vuelve atrás: la flexibilidad laboral es el nuevo lujo. Mientras la reforma laboral rigidiza la contratación.

Uber está siendo el veranito de San Juan para muchos, pero es pan para hoy y hambre para mañana. Es público que la empresa tiene como objetivo tener vehículos autónomos en un par de años más. También que Google Car, Mercedes Benz y BMW, entre otros, ya llevan millones de kms recorridos por este tipo de autos, con menores tasas de accidentes que un humano. A esto se le suma que no necesitan de mayor infraestructura pública como se suele ver en las películas, no necesitamos ni rieles, ni vías exclusivas. Hoy ya se venden en Chile autos que se estacionan solos y otros que tienen piloto automático en carretera ¿En verdad se puede cuestionar lo que viene? Un par de años más, un par menos… el desastre económico y social que viene es el mismo.

Es alarmante cómo la elite no se toma en serio los desafíos que trae la modernidad. Necesitamos urgentemente empezar a discutir sobre ingreso mínimo universal, sobre cómo muchos se reinventan y sobre el rol de país en este nuevo contexto mundial. Por favor atinemos, esa será la diferencia entre más prosperidad o más desigualdad.

Lo más leído

DF Videos