×
Columnistas

Urgencia crónica

Jorge Bianchi Presidente de Empresas Conscientes

Por: Jorge Bianchi | Publicado: Martes 28 de mayo de 2019 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Jorge Bianchi

Un amigo me contaba hace unos días sobre el enorme costo financiero de algunas de las guerras que ocurren hoy en nuestro mundo, y también el enorme costo de algunas catástrofes naturales. Mientras lo escuchaba, me costaba asignar la suficiente prioridad a las guerras o catástrofes en función de su impacto financiero. Una y otra vez mi pensamiento se iba hacia las vidas de personas destruidas por esos sucesos. Ingenuamente, intenté conectar los impactos financieros con lo que será necesario reconstruir para aliviar a los sobrevivientes en todos esos casos. Pero algo sucedía, seguía aún conectado con el terrible sufrimiento de las personas inmersas en las distintas tragedias sin lograr procesar las cifras que mi amigo me comentaba. En algún momento me detuve y reconocí algo familiar: si hay vidas humanas impactadas las sumas monetarias me son muy poco relevantes.

Quizás a ti lector te sucede algo medianamente parecido. Como si una fuerza y sabiduría internas nos otorgasen una jerarquía de prioridades donde la vida y bienestar humanos están por encima de las cifras y discusiones financieras. Estas últimas son imprescindibles para movilizar recursos y accionar esfuerzos, mas no son suficientes para elegir buenos caminos y tomar buenas decisiones, especialmente si se trata del bien de amplios grupos humanos.

Pero algo más pasa con nosotros. Por alguna razón se nos pierde esta jerarquía de prioridades cuando no estamos presenciando el sufrimiento humano de cerca o cuando el impacto en sufrimiento humano se aloja en el futuro y no en el momento presente. Desafortunadamente, estas dos condiciones son las que tienen lugar cuando hablamos de algunos impactos claves de nuestra manera de hacer negocios.

Lector, ¿tienes hij@s o sobrin@s? ¿Quizás niet@s? Imagínalos en un tiempo futuro, con escenarios que podrían incluir que viviesen en un mundo erosionado, cuyos ecosistemas ambientales y sociales deben ellos encargarse de reconstituir o sanar. No creo que sea cierto que si les dejas suficientes recursos financieros los librarás del sufrimiento de un planeta y civilización con daños fundamentales importantes. Ahora, regresa a tu hoy, ¿qué caminos distintos eliges en cómo trabajas o haces negocios para aliviar ese potencial sufrimiento futuro de tus hij@s y niet@s? Ese sufrimiento que puede ocurrir, pero que no está frente a tus ojos hoy, ¿cómo respondes a esa Urgencia Crónica?

Lo más leído

DF Videos