Editorial

A una semana del plebiscito

  • T+
  • T-

Compartir

Imagen foto_00000001

ste domingo se celebrará el plebiscito para definir si los chilenos aprueban o rechazan que comience un proceso para hacer cambios a la Constitución. Las reformas a la carta fundamental, en países con tradición de estabilidad política y social como el nuestro, son eventos poco frecuentes y en general ocurren como respuesta a crisis de distinto tipo. Este es también el caso del proceso en que estamos embarcados hoy, que nació de un acuerdo político alcanzado con gran esfuerzo durante la crisis del 18-O —de la cual ayer se cumplió exactamente un año—, bajo la presión de poner fin a la más intensa y dañina ola de violencia que el país ha conocido.

Imagen foto_00000002

Si bien ese origen puede ser visto por algunos (y así lo es) como un argumento en contra de la legitimidad del plebiscito y su resultado, cualquiera sea, lo cierto es que el proceso ya se ha institucionalizado y lo que corresponde ahora es velar por que se desarrolle de la mejor forma posible, algo que se vuelve doblemente desafiante en medio de la actual pandemia.

Los chilenos están llamados a votar este domingo sobre el destino de su texto constitucional: sea cual sea su decisión, es clave que sea respaldada por una participación importante, ojalá masiva, de los electores. Si ellos no acuden en número suficiente a las urnas, únicamente alentarán la incertidumbre —y el temor— sobre lo que vendrá después del plebiscito.

Durante todo el año nuestra sección DF Constitucional ha presentado cada semana diversas aristas de la discusión, con reportajes y columnas. En esta última semana previa al plebiscito, iniciamos hoy una serie de cuatro conversaciones con abogados de la Asociación Chilena de Derecho Constitucional sobre derechos sociales, legitimidad, medio ambiente e igualdad, todos temas que han estado presentes en el debate sobre la eventual reforma.

De esta manera queremos seguir contribuyendo a enriquecer la reflexión de nuestros lectores sobre el plebiscito del domingo, que si bien será un hito republicano importante, no marcará "un antes y un después" para Chile, como algunos pretenden.

Lo más leído

DF Multimedia