×
Editorial

Alza del dólar en el mundo

  • T+
  • T-

Imagen foto_00000001

urante el mes en curso se ha visto una clara tendencia a la apreciación del dólar, que frente al euro, por ejemplo, ha subido un 2,2%, y algo menos frente al yen japonés y al yuan chino. La razón de fondo es que la inflación americana empieza a repuntar, lo que ha llevado a que la tasa de los bonos del Tesoro a 10 años haya superado un 3%, nivel que no se veía desde 2011.

No es de extrañar que sean los mercados emergentes con mayores desequilibrios fiscales los que sufran más la presión de un dólar más atractivo, siendo el peso argentino la moneda que más se ha depreciado en el mundo durante lo que va de mayo, un 17%, y casi un 30% en el año. Todo indica que los mercados están demandado un ajuste fiscal menos gradual que lo tolerado para mantener la estabilidad política. Es un dilema muy complejo, y que se ha repetido varias veces en la historia reciente de Argentina. Es de esperar que el actual gobierno logre el liderazgo suficiente para hacer las necesarias correcciones en la política fiscal y tributaria.

El peso chileno también se ha depreciado durante el mes, y no poco, un 4,5%. Sin embargo, en este caso la depreciación, más que ser un problema, puede ser bienvenida. Primero, porque la inflación está por debajo de la meta del Banco Central, y segundo, porque se estaba produciendo una apreciación que parecía excesiva de nuestra moneda. Basta decir que en marzo el tipo de cambio real era un 3% inferior al promedio de 2017, y casi un 7% más bajo que el promedio histórico, lo que parecía negativo en términos de la competitividad del país. Esta alza, entonces, no debería generar preocupación.

Lo más leído

DF Videos