Suscríbete


Suscríbete

50%dcto

Editorial

Campaña presidencial y empresas públicas

  • T+
  • T-

Compartir

Imagen foto_00000002

altando pocos días para la elección presidencial, la sección "Vota Informado / a con DF" indagó sobre los planes de los siete candidatos en lo relativo a empresas públicas. Se trata de un ámbito de discusión especialmente relevante, pues a pesar de que en las últimas cuatro décadas el Estado se ha desprendido de la mayoría de las empresas que llegaron a controlar en un amplio rango de sectores -hasta una treintena en la actualidad-, una parte significativa de la discusión nacional reciente ha tenido que ver con definir los ámbitos de acción del Estado y los privados, respectivamente.

Imagen foto_00000001

En líneas generales, se advierte una división en dos grupos de candidatos en torno a esta materia. Por un lado, los cuatro postulantes pertenecientes al llamado mundo "progresista" se muestran generalmente favorables -con matices y diferencias- a que el Estado controle o participe en un mayor número de empresas, asumiendo un rol activo en ciertas áreas prometedoras o estratégicas, como litio, hidrógeno verde o construcción, entre otras.

En tanto, las tres candidaturas más afines a la derecha ponen en general más énfasis -también salvando diferencias- en perfeccionar lo existente (gobiernos corporativos, transparencia y rendición de cuentas, modernización tecnológica, etc.), que en crear nuevas firmas públicas.

Lo que separa a ambos enfoques es una diferencia de opinión fundamental respecto del rol y las capacidades del Estado, tanto actuales como potenciales. Y si bien los electores deben realizar su propia reflexión y votar en consecuencia, es clave que lo hagan teniendo en cuenta lo que la experiencia empírica reciente nos dice sobre el desempeño de nuestro Estado -sus aciertos y fracasos-, y no solamente sus (legítimas ) aspiraciones sobre dicho desempeño.

En este sentido, todo indica que antes de endosarle nuevas responsabilidades al Estado, es necesario y urgente abordar seriamente su modernización. Crear nuevas empresas públicas parece una vía segura de dificultar ese proceso.

Lo más leído