Suscríbete


Suscríbete

20%dcto

Editorial

Educación superior: otra baja de la pandemia

  • T+
  • T-

Compartir

Imagen foto_00000002

no de los mayores costos de la pandemia, dado el necesario foco puesto en la salud y la economía, ha sido desplazar de la agenda prioritaria algunos temas que hasta hace poco figuraban al centro de la discusión nacional. No cabe duda de que la educación ha sido uno de esos temas, inevitablemente pospuesto por la emergencia sanitaria y económica, la cual junto con centrar toda la preocupación en los aspectos financieros y logísticos (además de gremiales), dificulta dedicar atención a los problemas estructurales de acceso y calidad, que representan un auténtico lastre al desarrollo y a la igualdad de oportunidades.

Imagen foto_00000001

Como parte de la serie de artículos titulada "Piezas para el Desarrollo", el Banco Mundial y este diario han actualizado una mirada sobre lo anterior. Entre las conclusiones, se reitera el imperativo de que la educación -que virtualmente monopolizó el debate público en la década pasada-, no sea postergada por las urgencias de la pandemia, que ha agravado los problemas de inequidad. Un ejemplo de ello ha sido, precisamente, el retraso en implementar cambios legislativos que ya han sido aprobados, lo que prolonga una desaconsejable incertidumbre institucional.

Cabe destacar dos ejes clave en la mirada del Banco Mundial. Por un lado, el reconocimiento de que abordar los desafíos en educación requiere, forzosamente, un uso focalizado de los recursos públicos (la gratuidad, entre ellos), para que éstos lleguen a los grupos y lugares que más los necesitan. Por otra parte, el organismo reconoce que de poco sirve abordar problemas de acceso y financiamiento -donde ha estado el foco preferente de debate en años recientes-, si no existe un esfuerzo sostenido por mejorar la calidad.

Esto último es, a la larga, el principal y más complejo desafío. Para que la educación pueda ser el motor de movilidad social y progreso que las personas ven en ella -y para que sea un genuino factor de desarrollo para el país-, se requiere una revolución que aún se ve distante tanto de la enseñanza en las aulas como de los programas de estudios.

Lo más leído