Editorial

Empresas poco innovadoras: punto débil

  • T+
  • T-

Compartir

Imagen foto_00000002

a pandemia y sus efectos sobre la economía le han imprimido más urgencia a una discusión que antecede con creces la llegada del Covid-19: pese a la prevalencia de un discurso público proclive a ensalzar la innovación y sus ventajas, las empresas chilenas están en deuda en ese ámbito, medido según distintos parámetros. Ese diagnóstico más o menos transversalmente compartido venía de la mano con una prognosis también compartida, y es que sin procesos de innovación real, no solamente retóricos, las empresas nacionales, grandes y pequeñas, enfrentan serias desventajas para aprovechar las oportunidades de la nueva economía y la cuarta revolución industrial.

Imagen foto_00000001

En ese contexto, cae como balde agua fría el informe de una consultora publicado en nuestra edición de ayer, según el cual somos el segundo país latinoamericano con peor índice de madurez de innovación en empresas, sólo por encima de Argentina. De ello se desprende que la incorporación efectiva del concepto innovador en procesos y estrategias es apenas incipiente y escasamente visible.

Los sectores en los que Chile exhibe un mejor desempeño —como logística, transporte, tecnología y servicios financieros— son aquellos que a escala global han sumado más innovaciones tecnológicas bajo la presión de mercados crecientemente competitivos en esos rubros. De hecho, el coronavirus ha sido una suerte de “catalizador”, en el sentido de que ha impulsado la innovación acelerada en materias como el servicio al cliente y la gestión de back office, entre otras. Con todo, dice la consultora, a nivel general se constata que las políticas públicas diseñadas para impulsar la innovación en Chile han tenido menos impacto del previsto.

La conclusión es que, pese a todo, las empresas chilenas siguen siendo, en términos generales, conservadoras a la hora de innovar en sus formas de hacer las cosas, tanto hacia adentro como hacia afuera. Antes que adelantar recetas, la conciencia de que aquí existe una debilidad estratégica es el necesario punto de partida hacia las posibles vías de solución.

Lo más leído

DF Multimedia