Editorial

Expectativas constitucionales

  • T+
  • T-

Compartir

Imagen foto_00000002

n nuestra edición de ayer publicamos una reciente opinión editorial del Financial Times (FT) titulada "Lecciones de Chile, el ángel caído de América Latina", donde el prestigioso diario británico da un vistazo a nuestro plebiscito constitucional del pasado domingo.

La publicación constata con cierta sorpresa el sonoro triunfo del Apruebo en un país que pasa por políticamente moderado entre sus vecinos de la región, y cita ejemplos cercanos de naciones latinoamericanas que, pese a ostentar un largo historial de constituciones y reformas, están tan lejos de alcanzar los ambiciosos objetivos planteados por sus redactores, como de cumplir las altas esperanzas puestas en ellas por sus ciudadanos.

Imagen foto_00000001
En efecto, se trata menos de apoyar o rechazar cambios a un texto constitucional siempre perfectible, como de evitar poner en ese proceso de reforma expectativas irreales sobre su capacidad para resolver nuestros problemas. El riesgo no es terminar con una Constitución "imperfecta", sino la posibilidad de que ninguna Constitución satisfaga por completo lo mucho (demasiado) que se espera de ella, y que por lo tanto, lejos de ser un documento que genere unidad, como se espera, termine dividiéndonos aun más.

Por desgracia, ese riesgo no es bajo. Como señala FT, casi la mitad de los votantes habilitados no concurrió a las urnas, y la conformación de la convención constituyente y su posterior trabajo se harán en un contexto muy polarizado y politizado por las distintas elecciones del próximo año.

El desafío es doble. Que los actores políticos tengan la responsabilidad de no convertir al proceso constituyente en arena para discusiones de otra índole (por ejemplo, partidistas electorales), y que tanto ellos como la ciudadanía entiendan el debate constitucional como uno de los ejes importantes de la agenda, pero no como su centro. Es la única forma de asegurar que sigamos avanzando en la solución concreta de problemas urgentes —pensiones, salarios, infraestructura, modernización del Estado, educación, etc.— que no dependen de la Constitución.

Lo más leído

DF Multimedia