Editorial

FMI y un horizonte complejo para Chile

  • T+
  • T-

Compartir

Imagen foto_00000001

esde Chile, las cifras que entregó esta semana el Fondo Monetario Internacional en su reporte “Panorama Económico Mundial” pueden verse desde dos ópticas distintas.

Por un lado, que la contracción económica proyectada este año sea menor que la prevista por el FMI en junio pasado (de 7,5% a 6% del PIB) representa un cierto respiro en medio de un panorama económico general preocupante en materia de empleo e inversión. Por otra parte, inquieta que el repunte que se espera en 2021 se estime ahora en 4,5%, medio punto por debajo de lo anticipado en junio.

Imagen foto_00000002

El primer dato se explica en forma clave por “el rápido despliegue de políticas de apoyo a una escala sin precedentes por los bancos centrales y los gobiernos de todo el mundo”, como planteó la economista jefa del FMI. Así ha sido en Chile, donde el Estado ha asumido una enorme carga para paliar los efectos económicos más severos de la pandemia en la población. El relativo menor optimismo respecto del próximo año y a mediano plazo (sólo 2,5% de crecimiento del PIB en 2025) debe mover a reflexión, porque sin duda no puede atribuirse exclusivamente (tal vez ni siquiera mayormente) a la pandemia, y existen motivos más de fondo detrás del bajo dinamismo reciente de la economía chilena.

Recién en 2022, según estima el FMI, el país volverá a tener el PIB per cápita anterior a la pandemia, lo que en la práctica es un retroceso neto de tres años para la prosperidad de los chilenos. Y aunque el organismo sugiere mantener las políticas de apoyo fiscal y monetario implementadas frente al Covid-19, también enfatiza que reducir la deuda pública —disparada en virtud de esas mismas políticas— debe ser un objetivo de corto plazo, no una preocupación para el futuro.

El análisis del FMI es esencialmente económico. Factores políticos pueden hacer que yerre sea por exceso o por defecto. Estos factores, al revés del coronavirus, no están fuera de nuestro control, y la forma en que se conduzca y se procese el ya inminente plebiscito constitucional será una oportunidad de demostrarlo.

Lo más leído

DF Multimedia