Editorial

Gasto eficiente (y eficaz) como factor de desarrollo

  • T+
  • T-

Compartir

Imagen foto_00000001

l escenario económico que enfrenta el Ministerio de Hacienda —y por cierto, el país— sería un desafío de proporciones fuera cual fuera el color político del gobierno. Por un lado, el estallido social de octubre y noviembre ha dado pie a una agenda social gubernamental tan imprevista como ambiciosa, tanto en un intento de satisfacer demandas ciudadanas, como de paliar las costosas secuelas del vandalismo y los saqueos. Por otra parte, ello ocurre, justamente y por las mismas razones, en un contexto económico de crecimiento muy endeble para este año y el próximo, creciente déficit fiscal, desempleo en alza, cierre de empresas, y por todo ello, de gran incertidumbre para la inversión de corto y mediano plazo.

Correctamente, Hacienda ha puesto énfasis en una mayor eficiencia del gasto centrada en una correcta definición de las prioridades, dado que “una agenda social más exigente (…) requiere que gastemos mejor la plata”. El ministro, como varios de sus antecesores, se ha enfocado primero en los programas de gobierno mal evaluados: entre 2011 y 2019, el 60% de los programas revisados por la Dipres recibieron nota “insuficiente”, según (LyD). Sin embargo, a diferencia de ocasiones anteriores, Hacienda propone que el momento actual, precisamente por su complejidad, representa una oportunidad para tomar decisiones difíciles —no una excusa para evitarlas— a la hora de evaluar cuáles gastos se justifican y cuáles no.

Es conocido que en Chile, la acción estatal no contribuye a reducir la desigualdad en la misma proporción que ocurre en otras economías de la OCDE. Quizás ideas como la del Presupuesto Base Cero, por ejemplo —que enfatiza las necesidades reales de gasto público en lugar de las asignaciones históricas—, pueden ser un aporte en el debate sobre cómo mejorar ese indicador de eficacia del Estado.

Lograr una mejora real en un área relevante de gobernanza como es el uso de los recursos públicos, sería una señal muy auspiciosa de cara a los retos que esperan a Chile en los próximos años.

Lo más leído

DF Multimedia