×
Editorial

La apuesta pendiente por el capital de riesgo

  • T+
  • T-

Imagen foto_00000001

l anuncio de que la compañía japonesa Softbank llegará a Chile para invertir en una quincena de startups tecnológicas del área financiera —parte de su plan de US$ 5.000 millones para proyectos innovadores en América Latina— ha vuelto a poner en el tapete la relativa escasez de capital de riesgo en el mercado local. Al respecto, en entrevista con este diario el abogado que asesora a los fundadores de Cornershop hizo una afirmación categórica: a algunos fondos de inversión y grandes patrimonios chilenos “les falta asumir riesgos”. No es casual que la interesada en comprar Cornershop por US$ 225 millones fuera Walmart, una multinacional norteamericana.

Es bien sabido que la disponibilidad de capital de riesgo o “venture capital” es tal vez el mayor obstáculo que enfrentan las startups locales para su escalamiento y proyección. Esa dificultad para obtener financiamiento es un flanco débil de nuestro ecosistema emprendedor, pues priva de capital a los proyectos precisamente en la etapa en que más lo necesitan para crecer, innovar y ser disruptivos en formas que generen valor.

Es cierto que ha aumentado, y sigue creciendo, la cantidad de incubadoras de negocios y fondos de inversión —con sus correspondientes asociaciones gremiales—, y que el Estado ha jugado un rol relevante a través de Corfo. Aun así, hay consenso en que la disposición al riesgo, a hacer apuestas potencialmente costosas, es todavía relativamente baja, lo cual supone una barrera difícil de superar.

Una idea que ronda el ambiente hace años, y que por su alcance podría ser transformadora, es que las AFP —las mayores administradoras de recursos del país— participen en fondos de inversión, algo que en teoría pueden hacer, pero a lo que son reacias debido a la percepción de riesgo “excesivo” asociado a estas apuestas. Tal vez un marco regulatorio que actualice las reglas de juego a las nuevas formas de emprendimiento —sobre todo en la economía digital— ayudaría a aliviar esos temores y a impulsar una industria con un gran potencial de desarrollo para Chile.

Lo más leído