Editorial

La recaudación es sólo una parte

  • T+
  • T-

Compartir

Imagen foto_00000001

on las últimas indicaciones que incorporó el gobierno al proyecto de reforma tributaria que ha presentado al Congreso, se estima que la recaudación de impuestos ascendería en US$ 2.204 millones anuales a partir de 2025, cuando entre en régimen. La ambiciosa agenda social presentada por el gobierno vuelve necesaria una mayor recaudación, argumenta el Ejecutivo, pero es preciso recordar que ésta rara vez es la que se proyecta en una planilla de cálculo en la cual mecánicamente se multiplican tasas por una base predefinida.

Las reformas tributarias producen reacciones en empresas y personas, lo que inevitablemente altera la base de cálculo original. Por ejemplo, la de la Presidenta Bachelet, que fue diseñada para recaudar tres puntos del PIB, apenas superó un punto porcentual, porque el crecimiento se vio negativamente afectado por la propia reforma, como también la inversión y el empleo.

Aunque el proyecto tributario que hoy se discute, por su estructura, no contiene elementos particularmente negativos para la inversión, el clima social y político bien podría traducirse en una actividad económica menos favorable de la que sustenta las proyecciones de recaudación entregadas por Hacienda. El previsible escenario económico desmejorado en los próximos años —con menor empleo, remuneraciones, consumo y utilidades de empresas— sin duda impactará la recaudación a la baja.

Lo que se desprende lo anterior es que la variable tributaria no se puede considerar en forma aislada, sino que es parte de un todo mayor en el que también tendrán influencia la incertidumbre constitucional y los incidentes de violencia que todavía no logran ser desterrados.

Es cierto que la incorporación de la boleta electrónica, de la cual se obtendrían más de US$ 900 millones de recaudación en estado de régimen (más del 40% del total), es pieza fundamental en este engranaje. Detrás de eso hay una apuesta fuerte por el efecto de este nuevo mecanismo en el control de la evasión en el pago del IVA, desde luego, pero también hay un supuesto de crecimiento en el consumo que podría pecar de optimista si la economía no repunta.

Lo más leído

DF Multimedia