Editorial

Líneas de crédito Covid-19: buena idea

  • T+
  • T-

Compartir

Imagen foto_00000001

n las últimas semanas se han ido sumando las medidas —públicas, privadas y legislativas— para hacer frente a los severos efectos de la actual pandemia en la economía chilena. Se trata, en lo grueso, de iniciativas que buscan ayudar especialmente a las empresas pequeñas y medianas —pero también a los trabajadores— a aliviar en alguna medida la ineludible carga de los próximos meses para el crecimiento y el empleo, entre otras cosas facilitando acceso al crédito y condiciones de pago de diversas formas.

El sector de la banca ya había aportado a ese objetivo con fórmulas como postergar los créditos hipotecarios y reprogramar ciertas deudas. A eso deberá agregarse ahora que, según anunció el Gobierno ayer, los bancos han dicho que otorgarán líneas de crédito Covid-19 para capital de trabajo a las empresas por el equivalente de tres meses de ventas, con seis meses de gracia, pagaderas en hasta 48 cuotas mensuales y a una tasa de interés real de 0% (eventualmente también podrían amortizarse otros créditos preexistentes). Un estimado es que ello podría beneficiar a unos 1,3 millones de clientes entre empresas y personas naturales.

Se trata de una idea coherente con lo que persiguen las iniciativas mencionadas anteriormente —ser un "balón de oxígeno" en un momento crítico—, y que tiene el potencial de ser realmente eficaz en ese propósito. Y sería, por otra parte, un buen ejemplo del sector privado asumiendo un rol que puede cumplir mejor que el Estado.

Para que esto ocurra, sin embargo, será clave la información que los bancos transmitan a la opinión pública para que ésta realmente conozca las condiciones y comprenda el alcance de los beneficios, pero también para que pueda evaluar en qué medida están siendo usados y cómo están funcionando. En este sentido, el Gobierno ha pedido que los bancos informen semanalmente las solicitudes de estas líneas de crédito, a fin de supervisar el proceso, pero es clave que a ello se sume una proactiva campaña de las entidades bancarias para asegurarse de que la información llegue a la mayor cantidad posible de potenciales beneficiarios.

Lo más leído

DF Multimedia