Editorial

Lo perdido y lo recuperable

  • T+
  • T-

Compartir

Imagen foto_00000004

n la edición de ayer de DFMAS se publicó un reportaje que recogía las conclusiones del economista y académico de la Universidad de Stanford, Eric Hanushek, quien asegura que la baja de ingresos -una vez que ingresen al mercado laboral- de los estudiantes afectados por cierre de colegios en 2020 se reflejará en que el PIB de Chile será “3% a 4% menor, en promedio, durante el resto del siglo”. Además, para la generación que no tuvo clases el año pasado augura una merma en sus ingresos futuros en comparación con otros grupos de alumnos que sí han tenido la escolaridad completa.

Imagen foto_00000003

El especialista, que está estudiando esta situación a nivel mundial, advierte que lo más preocupante es que si vuelven a los colegios tal como estaban antes, “los niños seguirán progresando como lo hacían hasta entonces y el diferencial se mantiene como pérdida”. En otras palabras, si se sigue adelante con la escolaridad de la misma manera precovid, habrá que dar por descontado ese tiempo con los impactos en los ingresos personales y el daño social asociado en el largo plazo. Por otra parte, si los colegios mejoran podrán compensar esa brecha.

Y es en este último punto donde es importante poner el acento en 2021. Especialmente en semanas en que las cifras de contagio están elevadas, las medidas de confinamiento se han endurecido y no es descartable que haya retrocesos en algunas zonas. Esto supone prepararse para que quizás también parte de 2021 se sufran estas brechas que menciona el profesor Hanushek.

Es por eso, que es clave que entre las muchas prioridades urgentes que presenta lo sanitario se revisen, discutan y aceleren las mejores prácticas de educación a distancia, de combinación de clases híbridas, de potenciamiento de las presenciales, de avance en comprensión lectora y tantos otros ámbitos. Una de las falencias del debate educativo en Chile ha estado en que está “fuera del aula”, centrándose muchas veces en la propiedad de los establecimientos, por ejemplo, y no en los procesos de aprendizaje que ahora deben tener el máximo protagonismo.

Lo más leído

DF Multimedia