×
Editorial

Nubes en el horizonte financiero externo

  • T+
  • T-

Imagen foto_00000001an sido días turbulentos en los mercados financieros mundiales, con un aumento marcado del índice de volatilidad VIX. La razón más importante detrás de este escenario es el alza de las tasas de largo plazo en Estados Unidos, cuando ya se hace evidente el inicio de una mayor restricción monetaria en ese país. La tasa de los bonos del Tesoro americano a diez años ha subido de 2,2% hace un año, a 3,2% actualmente, en un rally que se ha acentuado en estos días.

Una situación parecida, aunque menos pronunciada, se registró en 2013, cuando la FED anunció el fin de los estímulos monetarios, generando un contexto similar al que vemos ahora, de alza de tasas y apreciación del dólar. Es así como frente al euro, la moneda americana se ha apreciado algo menos de un 10% desde su punto más bajo en enero, con una tendencia equivalente para la mayoría de las monedas, incluido el peso chileno. A esto se suma la situación italiana, donde los anuncios de menor disciplina fiscal han afectado los bonos soberanos de ese país, contribuyendo también a la depreciación del Euro.

Los contextos de apreciación del dólar y de alza de tasas en esa moneda suelen ser complejos para las economías en desarrollo, no sólo por la salida de capitales, sino también porque el alza del dólar tiene como contrapartida un deterioro en los precios de las materias primas (que se transan en esa moneda), afectando también el ingreso de los países exportadores de esas materias primas.

En comparación con sus vecinos, Chile es correctamente percibido como un país menos riesgoso, sin embargo, es inevitable que este escenario externo más adverso afecte en forma negativa la tasa de crecimiento. Desde el punto de vista político, el espacio para implementar reformas parece ser más acotado aún. La agenda pro-crecimiento empieza a ser el único camino para lograr tasas de crecimiento superiores a 3%, ya que la economía internacional no sería una ayuda.

Lo más leído

DF Videos