Editorial

Plan reactivador en vivienda: enfoque correcto

  • T+
  • T-

Compartir

Imagen foto_00000002

os indicadores de actividad económica en Chile, como en otros países, dan cuenta de un golpe recesivo que supera lo anticipado cuando se inició esta pandemia. La caída de 15,3% del Imacec de mayo, sumada a una tasa de desocupación del 11,2% y a la pérdida de más de 1,5 millones de empleos en los últimos meses según el INE, lo ilustran con elocuencia.

Imagen foto_00000001

En un contexto así, los planes de apoyo gubernamentales deben adaptarse para sintonizar con las necesidades más apremiantes de la población. Pero, junto con ello, se hace cada vez más necesario preparar el camino para que, una vez superada la etapa de confinamiento más estricto, el aparato productivo pueda retomar su funcionamiento y a reactivarse la economía.

En el ámbito fiscal, el Gobierno acierta al dejar parte importante de los US$ 12 mil millones del fondo Covid-19 para la etapa de recuperación, por cuanto será en ese momento cuando se requiera impulsar con fuerza la puesta en marcha de nuevas iniciativas de inversión. El programa que con este propósito está preparando el Ministerio de la Vivienda, que contempla proyectos de construcción y de reparación de viviendas de distinta envergadura, y que va a involucrar a unidades productivas de distinto tamaño, va en la línea correcta.

La generación de puestos de trabajo que esto significará, tanto para empresas grandes como para proveedores medianos y pequeños –cifra que el ministerio estima en 250 mil este y el próximo año-, debería jugar un rol importante como elemento dinamizador de la economía. Además, acciones de este tipo acercan un paso más la solución al problema de la falta de viviendas, que nuevamente ha quedado de manifiesto en las condiciones de hacinamiento en que todavía viven muchas personas y familias.

Para que una iniciativa de este tipo sea exitosa, la agilidad es fundamental. Siendo conocidas las trabas y restricciones que enfrenta cualquier nuevo proyecto de inversión en país, es fundamental poder partir con iniciativas que revistan menos exigencias y en las cuales ya se haya podido avanzar en la burocracia previa. La construcción y reparación de viviendas es un buen punto de partida.

Lo más leído

DF Multimedia