×
Editorial

Plantando cara a la crisis

  • T+
  • T-

Imagen foto_00000001

os cálculos sobre el impacto económico de la violencia que azota al país hace casi un mes apenas comienzan, pero ya es claro que no dejarán margen para lecturas optimistas. Inevitablemente se perderán empleos, algunos negocios –en especial los más pequeños – no podrán recuperarse de la pérdida de ingresos o los daños (o ambos), habrá inversiones que se postergarán o incluso se cancelarán, y el costo de reconstruir lo destruido alcanzará miles de millones de dólares. Desde luego, el crecimiento de la economía se resentirá, como ya adelantan las proyecciones de Hacienda y varios gremios.

Que Chile será más pobre cuando amaine la tormenta está fuera de toda duda.

Por eso importan las señales que se puedan recabar en estas circunstancias sobre el comportamiento de las empresas y sus trabajadores. Una nota de este diario consignó ayer tanto los efectos negativos de la prolongada conflictividad social en el estado emocional de los trabajadores, como las formas en que muchas empresas están tratando de paliarlos, tanto en aras de la mejor convivencia laboral como de la continuidad de sus negocios.

Según una renombrada consultora multinacional, entre los costos sicológicos de la convulsión destaca un alto estrés por la violencia y la inseguridad, que se combina con la ansiedad de perder su puesto de trabajo ante las proyecciones de menor actividad en el corto y mediano plazo. Adaptándose al nuevo escenario, las empresas están apostando por la flexibilidad en forma de permisos para llegar más tarde o salir más temprano (37%); medidas variables en función de las manifestaciones y los horarios restringidos del transporte públicos (34%); teletrabajo (15%), y el término anticipado de la jornada para permitir el retorno tranquilo a los hogares (7%).

Es lamentable que medidas como ésas y otras sean necesarias, pero también es alentador comprobar que muchas empresas y trabajadores plantan cara al desafío, y se preparan para la inevitable etapa de recuperación que vendrá tras la crisis.

Lo más leído