Suscríbete


Suscríbete

20%dcto

Editorial

Protección de datos y competencia

  • T+
  • T-

Compartir

Imagen foto_00000001

a Unión Europea considera que la gigante mundial del e-commerce, Amazon, ha utilizado datos no públicos de las empresas que utilizan sus plataformas de venta online en formas que atentan contra la libre competencia. En síntesis, la compañía norteamericana podría haber recopilado esos datos confidenciales sin autorización de más de 150 mil usuarios europeos de su sitio web para luego promover sus propios productos y servicios, por lo cual se le han formulado de cargos de conducta monopólica.

Imagen foto_00000002

El procedimiento contra Amazon —que por sus características actúa como “socio” y a la vez competidor de los vendedores que usan sus plataformas— viene después de una investigación de un año, pero recién está en su etapa inicial. Incluso en el caso eventual de demostrarse la conducta anticompetitiva, la consecuencia podría ser una multa, probablemente muy cuantiosa, pero en otros procesos contra grandes empresas tecnológicas como Google, Facebook y Apple, han tenido escaso efecto para reducir su posición dominante en el mercado europeo.

El caso sirve para ilustrar la cada vez mayor urgencia de abordar desafíos técnica y políticamente complejos como la protección de datos, ya sean corporativos o personales, como paso esencial para integrarse plenamente a la cuarta revolución industrial, maximizar sus oportunidades y reducir sus riesgos. Ello es aun más cierto para países emergentes como el nuestro, que sólo recientemente están enfrentando las complejas dinámicas —económicas, laborales, sociales— que de manera inevitable plantea la nueva economía digital, y que han quedado en palmaria evidencia durante la pandemia.

Asuntos clave como el proyecto de datos personales y la agenda de ciberseguridad del Gobierno muestran escaso o ningún avance en el Congreso. En una reciente columna, el presidente del Consejo para la Transparencia señalaba que la automatización de un número creciente de decisiones —desde consumo privado a asignación de beneficios estatales— “hace imperioso abordar tanto la generación y recopilación de los datos, como la manera en que éstos se tratan y gestionan”. Imperioso, sí, y urgente.

Lo más leído