×
Editorial

Reforma a nombramiento de jueces y fiscales

  • T+
  • T-

Imagen foto_00000001

 raíz de reiteradas controversias recientes en el Poder Judicial y el Ministerio Público, el actual gobierno ha resuelto proponer un nuevo sistema de nombramiento para jueces y fiscales, cuyas líneas generales aún no se han dado a conocer.

Con todo, se puede adelantar que ningún modelo de nombramiento puede resultar exitoso si permanecen los malos diseños institucionales. Nuestro Poder Judicial está estructurado desde hace más de 200 años bajo una lógica piramidal, jerarquizada, similar a las instituciones armadas, donde hay superiores y subordinados, y donde operan la antigüedad y la disciplina. En ese modelo, se debe “hacer carrera” al interior de una institución burocrática.

En el derecho comparado, muchos países se han dado cuenta de ese anacronismo, modernizando su diseño judicial, sustituyendo íntegramente el modelo de “carrera” por otro de cargos. Así, cada abogado puede postular, en un proceso transparente y competitivo, a cualquier puesto judicial, el que tiene, necesariamente, una duración limitada en el tiempo, incrementando los niveles de rendición de cuentas del Juez.

Ello implicaría, adicionalmente, eliminar las asimetrías con el resto de todos los altos cargos públicos que tienen una duración definida (Presidente de la República, Parlamentarios, ministros del TC, Contralor, etc.), sin la innecesaria jerarquización de una institución cuyo objetivo es impartir justicia, no imponer disciplina.

En definitiva, un nuevo mecanismo de nombramiento de jueces y fiscales no puede ignorar el mal diseño institucional jurisdiccional chileno, obsoleto en muchos aspectos. Ello reduciría sustantivamente el tráfico de influencias y malas prácticas dentro del Poder Judicial. De este modo, el foco está puesto en el caso y la sentencia —en definitiva, en la resolución del conflicto jurídico de las personas— y no en la “carrera” de quien resuelve. Ciertamente, ello implica una reforma mayor, pero inevitable, a la luz de los estándares que deben exigirse a todo sistema judicial moderno.

Lo más leído